29 de abril de 2009
29.04.2009

Café de despedida en Moncloa

Sonsoles Espinosa supera su aversión a las cámaras y sale a recibir a la primera dama francesa Carla Bruni en el palacio presidencial

29.04.2009 | 04:41
A la izq., detalle del recogido de Bruni en la cena con los Reyes. Arriba, Sonsoles Espinosa recibe a la ex modelo en Moncloa.

La primera visita de Estado a España del presidente francés, Nicolas Sarkozy, será recordada, sobre todo, por la forma en que la primera dama gala deslumbró a España. Hasta Sonsoles Espinosa sucumbió ayer al encanto de Carla Bruni y, en un gesto inédito, salió a recibirla a las escalinatas de La Moncloa, con posado incluido.
El lunes ya se pudo comprobar que Sarkozy iba a quedar eclipsado, mediáticamente, por su esposa. El saludo entre la Princesa Letizia y la Bruni en La Zarzuela fue una de las instantáneas más esperadas.
Ayer, Bruni no pudo ser tan camaleónica como el lunes, cuando se cambió de ropa tres veces –el recibimiento oficial de los Reyes, donde se saltó el protocolo y la reverencia, el almuerzo en La Zarzuela y la cena de gala, en la que se pudo ver a la primera dama francesa con un recogido, un peinado poco habitual en ella–; pero, sentada en la tribuna de invitados del Congreso, mientras su marido pronunciaba su discurso, captó todas las miradas.
Luego, cautivada la clase política española, Bruni visitó junto a la monarca española el Museo Reina Sofía. Y fue tras este compromiso cuando llegó otra de las fotografías más deseadas por los medios.
La primera dama francesa tenía progamado un almuerzo privado con la esposa del jefe del Ejecutivo, que siempre ha preferido mantenerse en un segundo plano. Sin embargo, una elegante Sonsoles salió a recibir a Bruni con un conjunto gris y negro, y también con una chaqueta de tres cuartos. La esposa de Zapatero supo empatar con Carla Bruni en la discreción de la indumentaria que la segunda eligió para el segundo y último día de la visita.
El estilismo de la esposa de Zapatero ya fue motivo de halago por parte de la prensa británica poco antes de que se celebrara la cumbre del G-20 en Londres, a la que finalmente no acudió, fiel a su discreción. Los rotativos ingleses destacaron entonces su acierto a la hora de vestir –responsabilidad en gran parte de la diseñadora Elena Benarroch– e incluso The Guardian sentenció que Sonsoles está muy a la altura de la ex modelo.
Puede que ambas hayan tenido mucho de que hablar, especialmente de su común afición a la música, ya que Carla Bruni tiene tres discos en el mercado y Sonsoles Espinosa es soprano de ópera y canta en los coros de RTVE. Tras haber superado con creces la prueba de fuego de ponerse al lado de la primera dama francesa, queda por ver si ante una hipotética visita de Barack Obama a España Sonsoles también recibe en las escaleras a Michelle.
Zapatero y Sarkozy también almorzaron juntos. Al término de las comidas, los dos matrimonios se juntaron de nuevo para compartir el café por espacio de unos 15 minutos. Tras despedirse, la pareja francesa abandonó Moncloa para poner rumbo a Francia.
Por otro lado, Carla Bruni firmó durante su estancia en Madrid un acuerdo en nombre de la fundación que lleva su nombre que permitirá a jóvenes procedentes de sectores desfavorecidos matricularse en una nueva escuela de moda que se abrirá en la capital española, según informó la Embajada francesa. El centro se llamará Instituto Internacional de las Artes y de la Moda en Madrid.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine