20 de abril de 2009
20.04.2009
María José Rubio - Historiadora

"Doña Sofía ha sido pionera de una nueva forma de ser reina"

"Letizia es una princesa del siglo XXI con los mismos avatares que las de antes"

20.04.2009 | 02:00
María José Rubio pasó por el Club FARO.

Es autora también de "La Chata. La infanta Isabel de Borbón y la Corona de España". Licenciada en Geografía e Historia, desde 1989 trabaja en muy diversos campos de la historia social y del arte en España. Su último libro, "Reinas de España", es un retrato de las mujeres que protagonizaron la historia de la monarquía borbónica española entre el siglo XVIII y la actualidad.

Mucho debió de bucear en ese mar de legajos, pliegues y repliegues que hilvanaron en España los monarcas borbones desde el siglo XVIII. Buscando el lado femenino, tal esfuerzo concluyó en las casi 800 páginas de su libro "Reinas de España", publicado por La Esfera de los Libros.

–Ser reina, un sueño clásico. Usted, que ha estudiado a todas las españolas ¿cree que es realmente un camino de rosas?.

–Creo lo contrario: reinar no es tarea fácil. Conociendo textos que ellas dejaron escritos constatas esa sensación de infelicidad. Son vidas marcadas por el servicio al Estado.

–De la reina Sofía se habla de su profesionalidad...

–A doña Sofía yo la califico de reina pionera porque ha sido la inventora de una forma totalmente actualizada de ser reina. Viniendo de una familia de reyes ha sabido tirar a la basura las rancias tradiciones monárquicas para generar una cultura monárquica nueva.

–El futuro, si una república no lo impide, se llama Letizia...

–Me parece una princesa del siglo XXI con los mismos avatares que sus antecesoras de siglos pasados. Curiosa la transformación de carácter que ha experimentado: no tiene que ver la Letizia Ortiz que conocimos con la actual. Eso sólo puede ser porque se ha dado cuenta de que sus palabras o acciones son cuestión de Estado y ha asumido que está a su servicio.

–Y está pagando ese costo, las cosas que no puede hacer...

–Ha pasado por un momento atormentado, coincidiendo con la muerte de la hermana, en la que se le criticó mucho. Ahora la veo más segura de sí misma. Ha perdido libertades, está sujeta a un rígido protocolo... En contraste con otras princesas o reinas de otrora, ella ya ha llegado con una formación y una experiencia de tú a tú con la opinión pública como periodista.

–¿Se ganan o no su sueldo los monarcas?

–Yo creo que cumplen una función importante de representación que a mí me parece útil para España. La monarquía es una institución que garantiza contra los totalitarismos políticos y que cumple una misión de moderación y arbitraje entre partidos. La institución necesita de la izquierda y derecha, quizás más de la izquierda, pero los Reyes han sabido sumar voluntades. Yo creo que tienen una base popular bastante arraigada.

–¿Piensan los españoles en repúblicas?

–Es un sentimiento que está ahí pero no está entre las preocupaciones de los españoles.

–Tendrá usted su debilidad por alguna reina española...

–Tengo debilidad por una de las más desconocidas, María Victoria Pozzo, mujer de Amadeo de Saboya. Ejemplar, discreta, muy culta, nada querida por eso por nuestra aristocracia. Hizo una labor social extraordinaria, colaboró con Concepción Arenal...

–¿Cuál es el papel de las mujeres en la monarquía?

–Hay sobre ellas una visión frívola, ginecológica, en el sentido de valorarlas por su función de madres de herederos. Ese es un papel crucial, pero también tuvieron influencia política, a veces en la sombra, a veces por encima de sus consortes.

–¿Hasta el punto de tener un protagonismo en la construcción del Estado?

–En muy diversos casos, sí. Muchos historiadores, por ejemplo, consideran a María Cristina de Habsburgo, madre de Alfonso XIII, "el mejor monarca" de todos los Borbones, Murió su marido dejándola embarazada, ejerció 16 años muy difíciles de regencia junto a Cánovas y deja a su hijo una monarquía constitucional en pleno funcionamiento.

–Habrá operado la misoginia española contra ellas...

–No faltaron leyendas, bulos, maledicencias... Fíjese en la infanta Isabel, la Chata

–Hay un libro por ahí, "Taedium feminae", que habla del aburrimiento, la melancolía en mujeres a las que la vida les coloca en un mundo real que nada tiene que ver con el imaginado...

–Algo de eso podría estar en el denominador común de las reinas pero quizás sea la sensación de fatalismo lo que más las acerca. Otro aspecto que comparten muchas es su escasa preparación para cuestiones de Estado y cómo tuvieron que recurrir al instinto político cuando les tocó hacerse cargo del país.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine