13 de abril de 2009
13.04.2009
CURIOSIDADES

El amor incondicional y el placer tienen su propia marca cerebral

13.04.2009 | 21:13
El amor incondicional y el placer tienen su propia marca cerebral

Un grupo de científicos ha descubierto que el amor incondicional emerge de la interrelación de siete áreas separadas del cerebro

Los secretos del amor incondicional, una de las emociones humanas más misteriosas, ha quedado al descubierto gracias al seguimiento de una única actividad cerebral que la hace posible. Así, un grupo de científicos canadienses ha encontrado que esta emoción, experimentada como el deseo de cuidar de otra persona sin ningún tipo de compensación, emerge de una compleja interrelación entre nada menos que siete áreas separadas del cerebro. Dicha actividad cerebral sólo se solapa de forma limitada con los impulsos cerebrales que se producen en el amor sexual o romántico, lo que sugiere que el amor incondicional debería considerarse como una emoción completamente independiente.

El profesor Mario Beauregard, del centro de investigación en neurofisiología y cognición de la Universidad de Montreal, que encabezó el estudio, declaró: "El amor incondicional, extendido a los demás sin excepción, está considerado como una de las mayores expresiones de espiritualidad". Sin embargo nada se había conocido hasta ahora sobre su origen neurológico.

Los científicos están interesados en el amor incondicional como una teoría de la evolución que sugiere que deberíamos sentir tales emiciones sólo por la gente que nos ayuda a transmitir nuestros genes a las generaciones futuras, tales como el cónyuge o los hijos. Sin embargo, en el mundo real se plantea a menudo que ese tipo de amor se experimenta hacia personas con quien no existe ese vínculo. La cuestión es ¿por qué?.

Beauregard reclutó sujetos con una habilidad probada para sentir un fuerte amor incondicional --asistentes socailes que cuidan de personas con dificultades de aprendizaje--. Beauregard les pìdió que evocasen sentimientos de amor incondicional y los retuvieran en sus mentes mientras se sometían a una resonancia magnética.

De las siete áreas cerebrales que se activaron, tres resultaron similares a las que se activan en el caso del amor romántico. Las otras fueron diferentes, lo que confirma que se trata de una clase separada de amor, informa 'Times Online'.

Los descubrimientos de Beauregard muestran que algunas de las áreas activadas cuando se experimenta amor incondicional también estaban involucradas en la liberación de dopamina. Esta sustancia está muy relacionada con la sensación de placer. "La naturaleza de la compensación del amor incondicional facilita la creación de fuertes vínculos emocionales. Tales lazos pueden contribuir de forma crítica a la supervivencia de la especie humana".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine