06 de diciembre de 2008
06.12.2008

La madre que abofeteó a su hijo niega malos tratos y considera el castigo "excesivo"

Fue "una reacción puntual" por el comportamiento conflictivo del menor, alega la madre, que recurrirá la sentencia que le obliga a 45 días de prisión y un año de alejamiento de su hijo

06.12.2008 | 01:00
María del Saliente abraza a su hijo, en presencia de su marido, en una imagen de televisión.

Una "reacción puntual" no es lo mismo que sufrir malos tratos. Éste es el argumento que María del Saliente A. M., la madre que dio una bofetada a su hijo en 2006 y que ha sido condenada por el juzgado de lo Penal número tres de Jaén a 45 días de prisión y alejamiento de su hijo durante más de un año utilizó ayer, en declaraciones a Televisión Española, para justificar su comportamiento. La madre lamentó las consecuencias que el "excesivo" castigo puede tener en la familia y alega que nunca ha maltratado a su hijo de diez años: "Sólo le di el bofetón en ese momento por su comportamiento tan conflictivo", aseguran los padres. Su defensa recurrirá la sentencia.
Los padres del menor, que es sordomudo como la madre, relataron que el incidente se produjo cuando la madre regañó al niño porque no quería hacer los deberes y éste, que "suele tener un comportamiento conflictivo", reaccionó lanzándole a su madre una zapatilla y encerrándose en el baño. La madre asegura que le dio un bofetón pero que "el niño no tenía ningún daño más".
El parte asegura que la condenada levantó al niño del suelo agarrándole del cuello, dándole seguidamente un tortazo en la cabeza que hizo que se golpeara la nariz y sangrara. Al día siguiente, en clase, su tutor percibió rastros del golpe y, al preguntarle qué le había pasado, le contó que su madre le había dado un bofetón.
José Chamizo, profesor del menor, comentó también a TVE que no esperaba "un castigo de esas dimensiones" y que, en su opinión, lo más adecuado era un tratamiento terapéutico para padres e hijo.
Por su parte, Ignacio Benítez, catedrático de Derecho, asegura que la sentencia se ajusta a la ley porque "una agresión entre dos personas es falta, pero cuando tiene un vínculo familiar se convierte en delito y eso lo aplaudimos todos cuando se aprobó la ley", indicó.
Consecuencias
El Defensor del Menor de Madrid, Arturo Canalda, considera que puede resultar "muy negativo para el menor" la condena impuesta a una mujer de un año de alejamiento de su hijo. "Si se tratara de un hecho puntual y como parece incluso accidental, podemos entender excesiva dicha resolución judicial que condena a la madre a 45 días de prisión y a un año de alejamiento del menor", explicó Canalda, quien opina que "se deberían ponderar muy bien las consecuencias que para el propio niño pueden tener las sanciones".
No obstante, señaló que "no justificaría que de forma aislada se pudieran admitir este tipo de actitudes de un padre frente a un hijo, sino que lo que se plantea ante un hecho de estas características es si la decisión adoptada por el juez pudiera suponer para el menor un daño añadido al propio castigo físico infligido por la madre".
La organización Save the Children, sin embargo, considera que no es una sentencia por haberle dado un bofetón o por imponerle un castigo, sino por maltrato. "En el momento en que hay una lesión física, como en este caso, ya es un delito de maltrato, y por tanto el juez ha aplicado la ley, otra cosa es que sea la adecuada", señaló la responsable del departamento de Protección de los Derechos de la Infancia, Pepa Horno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine