25 de noviembre de 2008
25.11.2008

Médicos españoles implantan células madre de grasa abdominal para reconstruir mamas

La finalidad es restaurar el pecho de pacientes entre 28 y 70 años que han superado previamente un cáncer de mama

25.11.2008 | 01:00
El gerente del Hospital Gregorio Marañón, Antonio Barba, y la doctora Rosa Pérez Cano

El Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Universitario Gregorio Marañón ha utilizado, por primera vez en España, células madre extraídas de grasa abdominal para la reconstrucción de la mama de pacientes a quienes se había extirpado previamente un cáncer, según manifestaron ayer los responsables del servicio en la presentación de esta intervención, a la que asistió el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes.
La jefa del departamento, la doctora Rosa Pérez Cano, explicó que este proceso se enmarca en un ensayo clínico europeo en fase I y multicéntrico, que se está realizando también en Italia, Bélgica y Reino Unido, en pacientes operadas con cáncer de mama y que dentro del cáncer se pueden considerar "curadas".
A su vez, señaló que la finalidad de esta intervención es reconstruir la mama de pacientes entre 28 y 70 años a quienes no se le ha extirpado completamente, en los que se ha realizado una tumorectomía o una cuadratectomía, y señaló que se prefiere la grasa abdominal "porque hay más células madre".
Un proceso rápido
"Es una intervención sencilla y cómoda para la paciente", subrayó la doctora y agregó que hasta ahora se ha efectuado en cinco mujeres de una edad media de 48 años y que habían superado previamente un cáncer de mama sin ganglios y sin metástasis, pero que habían recibido radio y quimioterapia "en casi todos los casos".
El proceso comienza con una liposucción, durante la que se extraen células madre adultas que, una vez purificadas y seleccionadas, se implantan a la paciente con el doble objetivo de reconstruirle la mama, que previamente le había sido intervenida para extirparle un cáncer, y de generar vasos sanguíneos nuevos que permitan irrigar la zona afectada y fijar la grasa.
Asimismo, la doctora Pérez Cano añadió que las pacientes están muy controladas, y uno de los medios que se utilizan es la resonancia magnética para comprobar la proyección de la cantidad de grasa que se tiene y la que se va a conseguir. "Para más seguridad, aunque cada centro de Europa realiza la resonancia, se ha colocado un puesto al margen en Lyon (Francia) que controla las resonancias de los cuatro países para que no haya ningún problema", añadió.
La doctora indicó que "la mejoría de los pacientes está siendo impresionante" y destacó que "esta intervención dura entre cuatro y cinco horas desde que llega la paciente hasta que se va a su casa". "Lo que pretendemos demostrar es que esa grasa se mantiene porque las células madre han cumplido su función y mantienen su reconstrucción", apuntó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine