23 de julio de 2008
23.07.2008

Galicia llega a los 40 grados

23.07.2008 | 10:45
Playistas en O Vao. Nerea Fontán, Marta Cornejo y Iago Ubeira son de los que se refugian del soldebajo de la sombrilla. Estos tres estudiantes de 18 años no llevan "nada bien" las altas temperaturas, que soportan "buscando siempre la sombra" y bañándose en estos días "mucho más de lo habitual". Sólo acuden a la playa cuando hace sol, pero prefieren que este "no caliente demasiado".

Los baños y paseos por el mar ayudan a soportar las altas temperaturas de estos días

M. Vázquez / A. Saá / VIGO

P ara que luego digan que en Galicia hace mal tiempo, de eso nada, este calor es la prueba", dice Constante Piñón, de 73 años, en referencia a las altas temperaturas registradas en Vigo en los últimos días. Él, que dedica sus dos horas diarias de playa "a pasear y descansar bajo la sombrilla" prefiere algo menos de calor, pero señala que es mejor así, ya que "beneficia al turismo, ¡no se quejarán los de los hoteles!".

Y es que los termómetros están alcanzando temperaturas muy altas, aunque estos dos días de calor intenso no bastan para hablar de "ola de calor". Según datos facilitados por Meteogalicia, Vigo registró ayer máximas que rondaban los 30 grados, y diferentes puntos de la zona del alrededor superaban esta cifra. Lo más significativo fue que la madrugada pasada se produjo el fenómeno denominado "madrugada tropical", ya que la ciudad durmió con 21 grados. Por su parte, la provincia de Ourense llegó a superar los 40 grados, la máxima temperatura hasta el momento registrada en la comunidad gallega.

El agua es el mayor aliado para los bañistas de O Vao. Eso se traduce en la multiplicación del número de "playeros", entre ellos turistas, y la necesidad de recurrir a pequeños trucos para combatir el calor. "Lo mejor es salir de casa con una botella de agua congelada", aconseja el comercial Adolfo Villar. Otros, como Dani Rodríguez o Cristian Bao prefieren refrescarse "bebiendo cerveza".

Además de beber agua, Irene Villar y Leticia Lamas apuntan a otro posible uso de esta. "Llenamos botellas en la orilla y luego nos las vamos echando por encima, alivia mucho", cuentan.

Nadie se olvida tampoco del agua del mar. "Me baño cada 10 minutos", asegura Ricardo Martínez, que prefiere que haga "mucho calor" para ponerse moreno. Sin embargo, no todos lo llevan igual de bien. "Nos gusta el sol, pero no tanto", comentan Iago Ubeira, Nerea Fontán y Marta Cornejo resguardados bajo su sombrilla. Las aglomeraciones y la falta de aparcamiento también ponen las cosas difíciles en días como ayer. "Necesitamos más plazas para los vehículos", reivindica Pablo Lamas.

Algunos, como Iván Garandela y Sabela Gómez, nunca olvidan la protección solar. "Nos echamos crema siempre, y nunca estamos al sol más de una hora para no quemarnos", maniefiestan. Arantxa Gil está en el grupo de los que se fían de su instinto. "Me expongo al sol todo el día y si veo que me empiezo a poner roja, me echo crema".

La mayoría dicen acudir a la playa "con tal de que haya un rayo de sol". De esta manera, ¿qué pasará si cambia el tiempo? Hay quien prefiere un poco de brisa y quien apuesta por "cuanto más calor mejor", pero casi todos afirman que, pase lo que pase, seguirán aprovechando sus vacaciones en la playa.

Tras este episodio de temperaturas altas, Meteogalicia anuncia para hoy máximas de 24 grados y mínimas de 19 en Vigo. A lo largo de la jornada se romperá el actual anticiclón con la entrada de un centro de bajas presiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas