21 de julio de 2008
21.07.2008
Salud

Gran parte de las personas con alergia a la picadura de avispa no lo sabe por no acudir al alergólogo

21.07.2008 | 15:49

Gran parte de las personas que sufren una reacción alérgica tras la picadura de un himenóptero (abejas o avispas) no son diagnosticadas por no ser enviadas al especialista de alergia y, en consecuencia, no recibir una vacunación antialérgica que es eficaz en el 95-97 por ciento de los casos, según afirmaron hoy responsables del Comité de Himenópteros de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

Aunque no se puede predecir quién sufrirá una reacción alérgica tras ser picado por una abeja o una avispa, "sí sabemos que las personas que ya han presentado una en el 60 por ciento de los casos sufrirá una nueva reacción, igual o mas grave que la anterior, si son picados de nuevo", explicó la coordinadora de la SEAIC, Arantza Vega.

La mayoría de los pacientes que sufren una reacción alérgica por la picadura de estos insectos son atendidos en los servicios de Urgencias o en Atención Primaria. "El paciente desconoce que existe un tratamiento para curar su alergia y evitar que su vida peligre en caso de una nueva picadura", aseguró esta experta.

Se estima que en España existe más de un millón de personas alérgicas al veneno de los himenópteros. Andalucía, Galicia, Castilla y León y la Comunidad Valenciana son las comunidades autónomas que registran un mayor número de casos de alergia por esta causa.

Las reacciones alérgicas más comunes son de tipo local: enrojecimiento, dolor, picor e inflamación en el punto de picadura y zonas adyacentes, afectando en algunas ocasiones un área muy extensa. Se estima que en el tres por ciento de los casos aparecen reacciones generalizadas (hipotensión, broncoespasmo y pérdida de conciencia) "que pueden ser realmente graves y poner en peligro la vida de la persona", afirmó Vega.

CERCA DE 20 MUERTOS CADA AÑO POR REACCIONES A LAS PICADURAS

La tasa de mortalidad anual por picadura en España se sitúa en un 0,4 por ciento por millón de habitantes, es decir, "pueden morir entre 15 y 20 personas al año por la picadura de un himenóptero", calculó la experta.

La inmunoterapia o vacuna alergénica es el único tratamiento curativo eficaz para las personas que han sufrido reacciones graves. Ésta consiste en la administración del veneno del himenóptero que le haya producido la reacción alérgica. Las dosis de veneno administradas son progresivamente crecientes, hasta llegar a una dosis de mantenimiento que es la que se repite periódicamente durante un plazo de cinco años.

Para evitar picaduras la SEAIC recomienda no correr o montar a caballo, en bicicleta o en moto en áreas en que haya abundancia de flores. "Un coche descapotable con el techo bajado es especialmente peligroso", aseguran. Este y otros consejos pueden consultarse en la web 'www.alergiaabejasyavispas.com', creada por alergólogos especializados en colaboración con el laboratorio ALK-Abelló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook