18 de julio de 2008
18.07.2008

La OCDE avisa que los biocombustibles apenas reducen la emisión de gases

17.07.2008 | 02:00
La reducción de gases es menor cuando se trata de trigo

La producción de esta materia es altamente dependiente de la financiación pública

Las actuales políticas públicas de apoyo a la producción de bicombustibles en los 30 países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) tienen un "impacto limitado" en la reducción de gases de efecto invernadero y en mejorar la seguridad energética, mientras que tienen un "considerable impacto" en los precios de los cereales, según indica un estudio elaborado por la organización internacional.
En este sentido, el informe de la OCDE señala que la producción de biocombustibles es "altamente dependiente" de la financiación pública para ser viable y apunta que las ayudas públicas en EEUU, Canadá y la Unión Europea para la producción y empleo de biocombustibles alcanzarán los 25.000 millones de dólares (15.705 millones de euros) anuales hasta 2015, frente a los 11.000 millones de dólares de 2006 (6.910 millones de euros), lo que implica "un coste de entre 960 y 1.700 dólares por cada tonelada de gases de efecto invernadero ahorrada".
La OCDE reconoce en el informe que la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero es una razón primordial para las actuales políticas de biocombustibles, pero destaca que los ahorros "son limitados".
En concreto, la organización que agrupa a las treinta economías más desarrolladas del mundo indica que el etanol procedente de la caña de azucar, utilizado ampliamente en Brasil, reduce las emisiones de gases de efecto invernadero en un 80% respecto a los combustibles fósiles, mientras que la reducción de emisiones es mucho menor cuando se utilizan biocombustibles producidos mediante el uso de trigo, remolacha o aceites vegetales, tal y como ocurre en EEUU y Europa.
"Los biocombustibles producidos con trigo, remolacha azucarera o aceites vegetales raramente proporcionan un ahorro de emisiones superior al 30% ó 60%, mientras que la reducción obtenida a través de los producidos con maiz generalmente es inferior al 30%. En general, el mantenimiento de las actuales políticas de apoyo a los biocombustibles reducen las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte en no más del 0,8% hasta 2015", afirma la OCDE.
Asimismo, la organización advierte de que el impacto de las actuales políticas de biocombustibles sobre el precio mundial de los cereales, ante el incremento de la demanda, es significativo, aunque asegura que "no debería sobrevalorarse".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook