13 de julio de 2008
13.07.2008
Obesidad morbida

"Pasaré por el quirófano cuando no me tenga en pie"

13.07.2008 | 13:04
Más de 450.000 españoles, el uno por ciento de la población, sufren obesidad mórbida, porcentaje que crece de forma acelerada y alarmante, según la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO). Unos 6.000 pasan cada año por el quirófano. En la imagen, fotografía de archivo, tomada el 14 de marzo de 2008, de Susana Earteaga (c), una mujer de 41 años, tras ser operada por el servicio de Cirugía Gastrointestinal del Hospital Clínic de Barcelona debido a que su índice de masa corporal (relación peso/altura) triplicaba el umbral de la obesidad.

Todavía no ha cumplido 40 años y pesa 130 kilos, pero tiene muy claro que sólo pasará por el quirófano, para una operación de reducción de estómago, cuando no se tenga en pie, asegura Isabel Castelnou, presidenta de la Asociación Global de Obesos.

Ésta es una de las asociaciones de personas obesas que, por sus problemas de movilidad, han encontrado en Internet un instrumento útil de comunicación y de lucha por los derechos de quienes como Isabel tienen que pagar un billete de clase preferente si quiere viajar en avión, o uno doble si lo hace en tren.

"El problema aparece -comenta a EFE- cuando quiero ir al servicio. No quepo por la puerta. Así es que me tengo que aguantar".

Una de las muchas limitaciones que los obesos, y más los mórbidos, tienen en el día a día.

"Somos los invisibles de este siglo. Y mira que se nos ve. La sociedad, cuando nos mira, nos mira mal", afirma quien dice tener muy claro que el bisturí no es la única solución a su problema.

"Nadie -continúa- habla de las complicaciones que pueden producirse después de una cirugía bariátrica. Y ocurre en el 12-15 por ciento de los casos. No todo el mundo es operable. Las complicaciones pueden ser físicas, pero también psicológicas".

Según Isabel Castelnou apenas existe control post-operatorio, "por falta de recursos económicos", ni ayudas públicas para afrontar los muchos gastos que hay tras la operación. Gastos de fármacos, "que no cubre la sanidad pública", o de alimentación. "No se habla del día después, cuando todo te cuelga", destaca.

Castelnou reclama políticas de integración, ayudas económicas públicas, "como en cualquier otra enfermedad crónica",... y reivindica el derecho del obeso "a ser persona", además de un Día Nacional que provoque el debate social sobre las personas como ella.

"A veces -concluye- el problema no está tanto en el estómago como en el cerebro".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook