10 de julio de 2008
10.07.2008

La nueva selectividad dará al alumno la opción de subir la nota con un test

10.07.2008 | 10:28

Las pruebas se estructurarán en dos fases y sólo será obligatoria la primera

La nueva selectividad que prepara el Gobierno comenzará a implantarse en junio de 2010 e incluye, entre otras novedades, la posibilidad de que los alumnos puedan subir la nota con exámenes opcionales para así tener más garantías de entrar en carreras con mucha demanda y una calificación mínima de acceso muy alta. Además, se introducirá una nueva prueba de comprensión oral de un idioma extranjero, pero ésta no se instaurará hasta el año 2012 porque obligará a cambiar la metodología de la enseñanza en la Educación Secundaria y en el Bachillerato, por lo que previamente se necesita un periodo de adaptación.

En el nuevo modelo, presentado ayer por la secretaria de Estado de Educación, Eva Almunia, y el director general de Universidades, Felipe Petriz, hay cosas que se mantienen con respecto al sistema vigente, como la realización de dos convocatorias -una en junio y otra en septiembre-, el nivel de exigencia para el alumno y el peso de la nota de la selectividad en la calificación final para acceder a una carrera, que será del 40%, mientras que el 60% restante corresponde al expediente del Bachillerato.

Los cambios buscan, según Almunia y Petriz, dar más opciones al estudiante para subir la calificación, elegir mejor su carrera y con más flexibilidad y evitar la "gran cantidad" de reclamaciones que presentan los alumnos cuando no alcanzan las notas de corte.

La nueva selectividad se desarrollará en dos fases diferentes, una a continuación de la otra, donde la segunda será voluntaria y está destinada a mejorar la calificación.

En la primera, la estructura será similar a la actual. Los alumnos se examinarán de las materias comunes (Lengua castellana y Literatura, Lengua extranjera, Historia o Filosofía y, en el caso de Galicia, de Lengua gallega) y de una optativa elegida por los jóvenes, vinculada siempre a una de las tres modalidades del Bachillerato (Artes, Ciencias y tecnología o Humanidades y ciencias sociales).

El aprobado de esta fase general se consigue con al menos un 5 de media de una nota que va de 0 a 10, aunque excepcionalmente se pasará con un 4 cuando el expediente de Bachillerato sea un 6 o más. La nota obtenida tiene valor indefinido.

La segunda fase de la selectividad está diseñada para aquellos alumnos que quieran competir por una plaza en una carrera con elevada demanda. Así, se le da la opción, a quien quiera, de subir la nota haciendo uno o dos exámenes más que serán tipo test, pero con bajo determinadas condiciones: no pueden ser sobre materias ya examinadas en la primera fase y tienen que estar relacionadas con la titulación en la que aspira matricularse, circunstancia ésta que determinará cada universidad al inicio del curso. La validez de esta segunda nota será de dos años.

En todo caso, los alumnos podrán presentarse las veces que quieran tanto a la fase general como a la específica para mejorar el expediente, aunque para superar la selectividad basta sólo con aprobar la primera fase. Sin embargo, para el alumno resulta más fácil repetir los exámenes opcionales, porque es él quien elige la asignatura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook