08 de julio de 2008
08.07.2008

Los gallegos no renuncian a su escapada de verano, pero viajan menos días

08.07.2008 | 10:38

La Asociación Galega de Axencias de Viaxes cifra en un 5% el descenso de las ventas, aunque las oficinas lo elevan a un 20%

Las vacaciones han llegado y muchos gallegos han comenzado los preparativos para sus viajes. Sin embargo, no todos los que cada año se permitían una escapada en los meses de verano van a hacerlo en los próximos días. La crisis económica en la que está sumergido el país también tiene a las agencias de viajes como afectadas. El vicepresidente de la Asociación Galega de Axencias de Viaxes (AGAVI), Abilio Álvarez, afirma que "la retracción de la demanda ronda el 5 por ciento", aunque algunas de las agencias gallegas hablan de un 20 por ciento. "Aunque ha bajado la demanda, el sector del ocio no se ha visto tan acusado como el de la construcción o el automovilístico", afirma Abilio Álvarez. "La reducción del 5 por ciento supone un frenazo importante para el sector", añade.

Los operadores de las agencias de viaje hacen referencia a una psicosis generalizada entre la población. En este sentido, María Jesús Fernández, de Lecertour Viaxes, afirma que "aunque hay gente que sí podría permitirse unas vacaciones, está ahorrando por lo que pueda pasar con la economía en los próximos meses". "La gente que tiene un negocio ha visto mermados sus ingresos y se estudian todas las ofertas antes de viajar, si es que se deciden a hacerlo", declara Abilio Álvarez.

Aún así, serán muy pocos los que se queden en casa. Ante los precios del mercado -las agencias ofrecen en estos momentos paquetes más económicos que en años anteriores-, la alternativa que muchos han encontrado ha sido la reducción de sus estancias con respecto a otros años. "Los clientes escogen lugares más baratos y, si antes echaban fuera de casa dos semanas, ahora acortan su viaje a diez días o una semana", asegura la operadora de Viajes Marsans Mayte Gómez. "Muy pocos son capaces de renunciar a sus vacaciones de verano y esperan `hacer el agosto´ con la ganga de última hora", señala el vicepresidente de AGAVI, quien señala el período del 15 de diciembre al 15 de enero como el más bajo del año, todo lo contrario a Semana Santa y los puentes -festivos nacionales-.

La crisis económica ha hecho que las ofertas se estudien minuciosamente. "Los clientes que reservan sus viajes con tres o más meses de antelación pueden llegar a ahorrarse hasta un 20 por ciento, además de tener la ventaja de elegir el destino que desean", manifiesta Violeta Díaz, directora de Viajes Bahía Sol. "Debemos ser optimistas y echar la vista al frente, ya que esta disminución se ha visto reflejada en todos los ámbitos", añade.

En cuanto al presupuesto destinado a las vacaciones de verano, las agencias gallegas estiman que cada cada viajante se gastará una media de 500-550 euros, frente a los 600-650 euros de hace un año -lo que incluye el desplazamiento en avión y el alojamiento en un hotel de calidad-. Tanto es así que la subida de los billetes de avión hace que la mayoría se interese por los denominados vuelos `charter´ (baratos).

Las estrategias de venta entran ahora más que nunca en juego. "Antes los clientes se interesaban por un destino y no se lo pensaban mucho para confirmar la oferta, pero ahora tienes que insistirles", señala Esperanza Justo, operadora de Viajes Marlusa. "Mucha gente se queda frente al escaparate pero no entra", explica María Jesús Fernández. Y esto lo saben las empresas, que ofrecen este año paquetes económicos, para los que incluyen entre sus tácticas pasajeros infantiles gratis.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas