07 de julio de 2008
07.07.2008

Langosta de día, langosta de noche

07.07.2008 | 02:00
El multitudinario público asistente disfrutó con creces de este evento gastronómico

El público degustó más de 400 kilos de marisco en la fiesta celebrada en A Guarda.

Eva González / A GUARDA
El público respondió a la oferta gastronómica de A Guarda acudiendo en masa a la carpa de degustación, en la explanada del puerto. La langosta supo bien por la mañana, al mediodía, de tarde y también entrada la noche, como ocurrió el pasado sábado, con charanga animando el recinto. Esta edición puso a prueba el aguante y la profesionalidad de los cocineros y sus equipos, que prepararon el crustáceo y los demás platos en grandes planchas.
La concejala de Turismo, Montserrat Magallanes, confirmó que "superáronse todas as expectativas". De hecho, se agotaron los 400 kilos de langosta previstos y se recurrió a producto que había de reserva en el vivero. Con el éxito ya confirmado, la concejala apuntaba que "posiblemente, para o ano, teñamos que montar unha carpa anexa, porque queremos que o público siga estando cómodo".
Destacó la presencia de turistas originarios de países de Sudamérica, también de Portugal y mucha gente de otros puntos de Galicia "que chegaron para degustar estes produtos típicos". Se constató el acierto del pago de las consumiciones en el propio stand, con lo que se eliminaron las colas.
José Vila Romero, comercial de productos de construcción de Budiño, O Porriño, aseguraba que "a langosta está de p... madre; e os percebes, de marabilla". No quiso pasar la oportunidad de dejar constancia de su fidelidad a FARO: "Compro todas as promocións, como o DVD e tamén a almofada. Xogo sempre, pero o coche non me toca". En el caso de la familia Blanco Salinas, de Vigo, el matrimonio con sus dos hijas, era la primera vez que acudía a la celebración con el fin de "disfrutar del ambientillo".
Ocurría igual a la familia Garabatos de la ciudad olívica. "Todo está muy rico, esperamos volver el año próximo", aseguraron con rotundidad. Tres misteriosas damas de Santiago, sin revelar su identidad, confirmaron el buen sabor de todo lo degustado. Se habían enterado por internet de la cita. Sin embargo, Estela y Dani, pareja de Vigo, supieron de la fiesta gracias a FARO y por vez primera acudieron a un evento que colmó de lleno sus expectativas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook