29 de junio de 2008
29.06.2008
Moda

Latinoamérica y sus intensas pasiones vestirán al hombre Antonio Miro en 2009

29.06.2008 | 16:29

El sur, el gran sur, el de Latinoamérica entera, con toda su pasión y sus ansias de libertad, dieron al diseñador español Antonio Miro su colección para la próxima temporada estival, que hoy presentó en el Hotel Saint James et Albany, en la última jornada de moda masculina de París.

Un marco en perfecta armonía con la existencia extrema del cónsul Geoffrey Firmin, protagonista de la película de John Huston "Bajo el Volcán" y de la novela de Malcolm Lowry que le precedió, sobre el drama de ese diplomático británico, enamorado, pero fatalmente entregado a la bebida, en los albores de la Segunda Guerra Mundial.

De ahí, sin duda, que la poesía desgranada conjunto a conjunto por Antonio Miro para la primavera-verano 2009, tras cuatro temporadas ausente de las pasarelas de París, además de muy sureña, tenga un inevitable toque británico, una elegancia y una profundidad especiales.

De ahí también, quizás, que al término del desfile, mientras recibía personalmente las felicitaciones de sus invitados "maravillados" con su bella colección, el artista comentase que sus modelos habían sido pensados para un hombre "muy viajero" y "muy viajado", un hombre "que se va, que se está yendo siempre".

Quizá como él, que trocó Barcelona por París por sentirse en la capital francesa "más cómodo".

Además de ese confort nada desdeñable y de no sentirse "juzgado", "lo que tengo es una repercusión mundial tremenda", comentó a Efe poco antes de la presentación, en la que no hubo ni salsa ni samba ni tango "porque son tópicos", pero sí, en cambio, mucho color.

No en balde, inspiró sus diseños "en la libertad en Suramérica", y en ese "señor que está muy enamorado de una persona" pero que se alcoholiza "de una manera que se mata".

Homenaje refrescante, juvenil y audaz "a la pasión del sur", al amor y la libertad, en esta propuesta para el hombre del verano que viene que, si lo desea, podrá lucir igualmente conjuntos de corte más clásico.

Impecables americanas de oro viejo, por ejemplo, aptas para las ocasiones más exigentes, pero que sobre la pasarela se llevarán sobre una amplia camisa, sin pantalón.

En cuanto a la paleta del pintor, hubo y habrá verdes, azules, turquesas, calabaza, rosas, fucsias, tonos tierra, ... todos los colores, salvo el amarillo, porque su "drama es que se ha puesto de moda y eso de la moda no interesa" a Miro.

Medidos con exquisito esmero, los colores reinaron a discreción en los salones del céntrico Hotel Saint James, junto a los jardines de las Tullerías, para teñir algunas prendas de Antonio Miro y casi todos sus accesorios, tomados de trajes típicos latinoamericanos, en forma de collares de semillas, bolsos, sombreros, pasamanerías trenzadas y pañuelos, traducidos para el europeo medio del siglo XXI en colaboración con Albert Villagrasa.

Efecto de pasarela o futuro "best-seller", el bolso-mochila lateral sujeto entre la cadera y el muslo, sobre pantalones cortos, será azul y levemente futurista.

Más difícil de lucir en el día a día, aunque de indudable efecto, un pequeño bolso rectangular artesanal aportará el toque multicolor a la silueta, colocado estratégicamente sobre la pelvis, por encima de una faja de seda naranja, sobre un conjunto de pantalón remangado e impecable camisa, abierta para dejar entrever varios collares de semillas.

"Qué bonito lo del collar, pones un hombre con una camisa y un pantalón, le pones un collar étnico, y le da una vida tremenda", y no es "nada femenino, no queda 'gay'", resaltó Miro, quien dijo haber "investigado mucho" junto con su equipo la vida de los indígenas de Latinoamérica.

Un continente que le gustaría recorrer pero que de momento, imaginó, en su sueño de una moda cómoda, ligera y natural, con mucho pantalón corto, mucha camisa y muchas camisetas para la próxima temporada estival, en la que habrá pañuelos, en vez de corbatas, "cómo símbolo de cosas especiales".

Lo que le llevó a utilizar fibras naturales, como el algodón y el lino, pero también tejidos sintéticos, presentes en cazadoras y espléndidos chubasqueros azul nube.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine