08 de junio de 2008
08.06.2008
ZARAGOZA'08

El Pabellón de España encarna en su arquitectura el espíritu de la Expo

08.06.2008 | 15:36

El Pabellón de España representa mejor que ningún otro edificio de la Exposición Internacional de Zaragoza el lema de la muestra, "Agua y Desarrollo Sostenible", tanto por su arquitectura comprometida con el medio ambiente como por su estética, que sugiere un bosque con centenares de árboles.

En el diseño del Pabellón de España, obra del arquitecto navarro Patxi Mangado, ha colaborado el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER), organismo especializado en investigación aplicada, desarrollo y fomento de energías limpias y diseño bioclimático.

La imagen exterior del edificio, uno de los más característicos de la Exposición, es la de un bosque en el que los árboles han sido sustituidos por centenares de altas columnas que recuerdan a troncos.

El agua también es un elemento muy presente, puesto que las transiciones entre las diferentes zonas del edificio se realizan a través de pasarelas sobre balsas.

El objetivo, según su Mangado, es recrear un espacio natural en el que "la luz que traspasa los altos árboles y el ruido del agua nos transportan a una experiencia que hoy, debido al deterioro medioambiental y la vida urbana, resulta casi un lujo".

El bosque, en cuyo interior se encuentra la parte expositiva del Pabellón, también permite crear una gran sombra que genera un microclima y protege el edificio de la radiación solar directa.

En la construcción del pabellón, que ha supuesto una inversión de 18 millones de euros, se han empleado materiales cerámicos, vidrio, madera, corcho y acero galvanizado, componentes todos ellos reutilizables; además, en la cubierta se han instalado colectores solares y acumuladores de agua de lluvia.

De una superficie total de 8.000 metros cuadrados, 2.315 metros están dedicados a la zona expositiva, que propone un recorrido histórico y científico acerca del tema del agua, dividido en cinco espacios: "Hijos del agua"; "El agua en la Tierra"; "España y el agua"; "Comprender para sobrevivir: el clima", y, por último, una exposición de arquitectura y desarrollo sostenible.

La parte expositiva comienza en una pequeña sala de cine en la que se proyecta, sobre un techo de forma esférica, la película de animación "Hijos del agua", que habla de la aparición de este recurso en el planeta y de la importancia de su preservación.

La sala dedicada a "El agua en la Tierra" parte de una sorprendente constatación: la cantidad de agua en el planeta -unos 30 cuatrillones de gotas- siempre ha sido la misma desde su origen, hace 4.500 millones de años.

Con un alto componente didáctico, explica conceptos relacionados con el agua, como el ciclo hidrológico o la física y química del agua. Asimismo, muestra la mayor colección de gemas del mundo.

"España y el agua" incide en la realidad de este recurso en el país y su "desigual" reparto en el territorio, y muestra los proyectos de cooperación internacional en los que participa España, así como el papel de las desaladoras, las depuradoras y la modernización de los regadíos en la mejora de la gestión del agua.

A continuación, la exposición "Comprender para sobrevivir: el Clima" muestra los efectos del cambio climático y el calentamiento del planeta, y trata de fomentar conductas sostenibles.

La zona expositiva del Pabellón de España finaliza con la muestra "ZaragozaKioto. Arquitecturas para un planeta sostenible", que presenta diez soluciones arquitectónicas de renombrados autores españoles y extranjeros para una edificación más sostenible.

Como representante del país anfitrión, el Pabellón de España también acogerá cerca de cien recepciones oficiales en los días de los países participantes y de las comunidades autónomas, y ofrecerá a sus visitantes un amplio y variado programa cultural, además de un restaurante representativo de la alta cocina española.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine