Póvoa de Varzim ofrece a sus visitantes uno de los mejores destinos de ocio de Portugal, además de algunas de las más concurridas playas lusas.Siempre animada y mimada por el océano, Póvoa es escenario anual de todo tipo de acontecimientos festivos, culturales y deportivos. Próxima también la Semana Santa, la ciudad se prepara para acoger celebraciones de honda devoción popular como la Procissão das Endoenças o la impresionante Procissão do Enterro do Senhor. Son algunas de las solemnidades que convocan a multitud de fieles.

La ensenada natural con la que cuenta Póvoa de Varzim, siempre volcada hacia el océano, ha marcado su historia porque la actividad pesquera viene de muy atrás. Fue el motor de desarrollo de un municipio que tiene en los productos del mar la enseña de su gastronomía, con platos de referencia como la pescada à Poveira, el arroz de sardinha o la caldeirada de peixe, sin olvidar las influencias gastronómicas del Minho luso y del Douro Litoral.

La ciudad se articula frente a un extenso arenal concurrido en cualquier época del año porque los equipamientos y el paseo frente a la larga ensenada lo permiten. Póvoa es famosa por sus playas, por su gastronomía y también por su casino de larga historia -situado en un hermoso edificio de inspiración neoclásica- que acoge variados espectáculos de renombre internacional a lo largo del año.

Los productos del mar, en especial la sardina, son uno de sus atractivos. //Nacho Doce

La vitalidad del comercio puede verse en la rua Junqueira, donde un poco después aparece la Praça do Almada, sede de la Câmara Municipal, con una interesante azulejería. Póvoa dispone de amplios paseos ajardinados que permiten recorrerla a pie o en bicicleta, ya que se trata de una urbe totalmente llana pensada para el peatón.

El centro urbano está cerrado al tráfico de vehículos y frente a su conocido casino hay un gran aparcamiento subterráneo que devuelve a los espacios urbanos el paseo a pie. La amplia avenida marítima es el eje en torno al que surgió la urbe y el punto de encuentro de miles de ciudadanos.

Dinámica y acogedora, Póvoa es una urbe de ocio, cultura y deporte donde el golf tiene un especial protagonismo,con el campo de Estela como uno de los principales centros de esta modalidad deportiva, que se suma a la amplia oferta poveira.

El patrimonio de este municipio atlántico refleja un largo pasado y obras singulares como el acueducto de Santa Clara construido con 999 arcos a comienzos del siglo XVIII o la fortaleza de Nuestra Señora de la Concepción. En edificaciones religiosas, la iglesia de San Pedro de Rates es una de las mejores muestras del románico del norte portugués.

Las parroquias aledañas también encierran interesantes conjuntos patrimoniales, como es el caso de la Cividade de Terroso, en la cumbre del monte del mismo nombre.

El visitante que recala en este destino privilegiado se encuentra con un litoral que se despliega por una franja de cerca de diez kilómetros, desde la zona más próxima al centro urbano hasta el paisaje de dunas que se extiende por las parroquias de Aguçadoura y Estela.