farodevigo.es »

Una carrera en las medias
 02:55  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
José Luis Alvite
Para quienes sentimos admiración por la equívoca figura de Frank Sinatra, que tratasen de implicarle en turbios negocios mafiosos en realidad nos preocupaba solo por la posibilidad de que alguien cometiese la imperdonable estupidez de probar su inocencia. Comprendíamos que sus asesores negasen categóricamente sus comprometedoras relaciones criminales con Lucky Luciano, pero no habríamos soportado que enturbiasen la fascinante vida de Frankie por culpa de haberla esclarecido. A veces incluso pienso que una imagen benéfica de Sinatra habría incomodado a sus seguidores tanto como a sus víctimas y que Ava Gardner se sentiría profundamente decepcionada si la limpieza biográfica de Frank redujese sus relación de pareja a un anecdótico colocón con chicle de clorofila y batidos de fresa. De muchos otros cantantes se dice que sonaban limpios, pero Frank Sinatra, muchacho, ¡joder!, el bueno de Frank fue un tipo distinto de los otros, un cantante de cuya voz noctámbula, confidencial y culposa se puede decir que sonaba impune. Muchas mujeres lo admiraron precisamente por no parecerse a sus padres, a sus maridos o a sus novios, aun a sabiendas de que un tipo así no suele dejar en una chica una sola huella que no pueda ser considerada un desperfecto. Sabían que no se quedarían para siempre en la vida de aquel tipo mujeriego y transeúnte, pero se conformaban con haber estado una noche en su cama del "Caesar´s Palace" de Las Vegas, en el "Cal Neva" de Lake Thoe, unidas a él aunque solo fuese por la casual circunstancia de dos martinis en la cola de cualquier piano en uno de aquellos remotos bares de carretera en los que Sinatra se recuperaba de un fracaso antes de meterse hasta el cuello en el fracaso siguiente. Su historia rebosa de instantes así, de momentos de escepticismo y de dudas en los que podía cantar "One for my baby" con aquel cautivador e inimitable desencanto que a ellas les parecía un excitante asunto personal y hacía que se sintiesen como si sus ojos compartiesen de madrugada con los de Sinatra el ala cómplice de su sombrero. Es obvio que Frankie no siempre pensaba en la chica que le escuchaba embobada, pero a ninguna le convenía deshacer el equivoco de sentirse halagada por la voz de aquel tipo mujeriego, estoico y desengañado que en los peores momentos de su vida siempre nos parecía capaz de calentarse las manos plantándoles fuego con los guantes puestos. ¡Gran tipo, Fank! Dicen que no tenía parada y que si dormía más de tres horas seguidas era para darle un respiro a su biógrafo. La buena vida perjudicaba su voz, como lo demuestra que muchas de sus mejores grabaciones fueron hechas aprovechando la exquisita sensibilidad que le producía a su garganta la ácida raspadura de la resaca. Quienes le conocieron sabían que era un cantante con una voz inimitable y un aguante físico casi sobrehumano. También sabían que una vida más sobria y más ordenaba solo habría servido para perjudicar su carrera. Sinatra no era como Bing Crosby, de modo que su prestigio tenía poco que ver con su reputación, con su ropa o con sus zapatos. Incluso recién aseado, tenía Frank Sinatra el envidiable aspecto de un hombre fugitivo, varonil y baqueteado, alguien en cuyo rostro la luz de los garitos era como si estuviese recién salida de una bombilla en la que polvo pareciese barba de tres días. ¿Alguien sabría decir cuanto hay de felicidad y cuanto de serena amargura, de hastío, o de simple escepticismo, en la sonrisa de Frank Sinatra? He comparado sus fotografías de juventud y muchas de sus imágenes captadas lo largo de su carrera de sesenta años. Con raras excepciones, es la de Sinatra una sonrisa como inacabada, una especie de felicidad en entredicho, excitante y fallida como una carrera en las medias, la sonrisa de un hombre temeroso de que el éxito no consistiese realmente en otra cosa que en partirle el corazón a la chica con la que acabaría felizmente casado su contable...
COMPARTIR
 

Empleos

Técnico/a de calidad empresa alimentación

Localidad (Provincia): Pontevedra (Pontevedra)
Salario: 20.000
ver más

Responsable de oficina técnica

Localidad (Provincia): Vigo (Pontevedra)
Salario: 25.000
ver más

ADJUNTO/A DIRECCIÓN DE PRODUCCIÓN

Localidad (Provincia): Vigo (Pontevedra)
Salario: 27.000
ver más

INTERNATIONAL SALES REPRESENTATIVE

Localidad (Provincia): Vigo (Pontevedra)
Salario: 30.000
ver más

Coches de segunda mano

Skoda Fabia Gasolina en Vigo

11.600€, año 2019, 5.000 kms. v.1.0MPI 75CV LIKEver más

Skoda Karoq Gasolina en Vigo

27.700€, año 2019, 2.000 kms. v.1.5TSI 150CV DSG Sver más

Skoda Fabia Gasolina en Vigo

10.900€, año 2019, 12.000 kms. v.1.0MPI 75CV LIKEver más

Peugeot 2008 Gasolina en Vigo

13.990€, año 2017, 33.000 kms. v.1.2 82CV PURETECHver más

Opel Astra Gasolina en Vigo

12.990€, año 2017, 25.000 kms. v.TURBO 1.4 125CVver más

Venta de pisos

Piso en venta con 100 m2, 3 dormitorios en

Piso, con 100 m2, Buen estado, 3 dorm, 2 baños, 1 plaza(s) de garaje, 2ver mï¿?s

Piso en venta con 115 m2, 3 dormitorios en

Piso, con 115 m2, Reformado, 3 dorm, 1 aseo(s), 1 baños, Ninguna plaza(s) dever mï¿?s

Piso en venta con 75 m2, 2 dormitorios en

Piso, con 75 m2, Buen estado, 2 dorm, 1 aseo(s), 1 baños, 1 plaza(s) dever mï¿?s

Casa en venta con 163 m2, 4 dormitorios en

Casa, independiente con 163 m2, a reformar, 4 dorm, 2 baños, cocinaver mï¿?s

Casa en venta con 300 m2, 4 dormitorios en Vigo

Casa, independiente con 300 m2, buen estado, 4 dorm, 2 baños, cocinaver mï¿?s