CUIDAMOS TU SALUD

El síndrome del túnel carpiano

El túnel del carpo es un canal anatómico osteo-fibroso que se encuentra en la unión de la mano con la muñeca. Por dicho canal discurren los tendones que flexionan los dedos y el nervio mediano, que es el responsable de dar la sensibilidad de prácticamente toda la palma de la mano y de inervar a la mayoría de los músculos que mueven el pulgar.

Tal como expone la Dra. Gemma Pidemunt, traumatóloga y cirujana ortopédica de Clínica Corachan, “el síndrome del túnel carpiano es el conjunto de signos y síntomas derivados de la compresión del nervio mediano en el túnel del carpo”. Hablamos de una afectación muy frecuente, la sufre entre un 2 y un 3% de la población. Es más frecuente en mujeres que en hombres, y sobre todo se da entre los 50 y los 70 años de vida.

A priori, todo lo que reduzca el tamaño del canal, o aumente el volumen de las estructuras que lo ocupan, puede causar una compresión del nervio. Pero con mucha diferencia, la causa más frecuente de este síndrome, es desconocida.

Síntomas

El síntoma más frecuente del síndrome del túnel carpiano son las parestesias, el hormigueo en la palma de la mano, que se puede extender hasta el hombro. En casos más avanzados, aparece dolor y atrofia muscular en la palma de la mano, sobre todo en la base del pulgar, con la consecuente pérdida de fuerza.

No siempre todos los síntomas surgen a la vez. Lo más frecuente son las parestesias de predominio nocturno, los demás síntomas suelen aparecer en compresiones severas y de larga evolución. Cuando las parestesias nocturnas son diarias, o casi diarias, e incluso se manifiestan durante el día, ya se debería acudir a la consulta del especialista.

Tratamiento

En estadios iniciales y compresiones leves, se puede optar por el tratamiento con férulas nocturnas que evitan doblar las muñecas por la noche, mejorando la sintomatología, se puede asociar a demás derivados de la vitamina B para mejorar la conducción neurológica, pero en muchos casos, a pesar de la mejoría inicial, no es infrecuente la recidiva.

El tratamiento de elección en la mayoría de casos es la cirugía, que a día de hoy es rápida, sencilla y se realiza con anestesia local.

A parte de corregir la posición que se relacione con una mejoría mantenida de los síntomas, no existe ningún hábito para ayudar a una más rápida superación del síndrome. Pero, según afirma la Dra. Pidemunt, “las tasas de éxito tras la cirugía en manos de especialistas en cirugía de la mano son altísimas, y es muy raro que el síndrome se reproduzca”. Tras la intervención quirúrgica, se puede realizar vida normal.

Prevención

La traumatóloga de Clínica Corachan explica que “no existe una forma clara de prevención del síndrome del túnel carpiano, ya que la causa más frecuente es desconocida”.

El síndrome se puede dar en ambas manos, aunque en trabajadores manuales se ha visto una mayor frecuencia en la mano dominante. En cuanto al momento de aparición de los primeros síntomas y la necesidad de intervenir quirúrgicamente, la Dra. Pidemunt señala que “no hay un patrón claro, pues hay pacientes que evolucionan muy lentamente y otros que empeoran rápidamente y no toleran los síntomas. Lo importante es que se operen antes de tener daño neurológico, una afectación que se valora con una Electromiografía”.