La gastronomía española es famosa en todo el mundo y contribuye a una vida más larga y saludable gracias a la dieta mediterránea. Sin embargo, a pesar de sus beneficios, a veces nos desviamos de esta dieta tradicional y nos acercamos más a la dieta occidental, lo que puede tener consecuencias negativas para nuestra salud.

Existen alimentos típicos de España que, aunque consideramos saludables, están relacionados con un mayor riesgo de enfermedades. Aquí encontrarás tres ejemplos de alimentos que debes tener en cuenta.

El chorizo, aunque sea un elemento icónico en la gastronomía española, es una carne procesada que se ha asociado con un mayor riesgo de cáncer de colon y recto, según la OMS. Consumir carnes procesadas de forma regular aumenta el riesgo de desarrollar estas enfermedades.

Aunque se ha asociado el vino con la longevidad, no hay estudios científicos que respalden esta creencia. De hecho, el consumo prolongado de alcohol puede causar hipertensión, enfermedades cardíacas, cerebrovasculares y del hígado, entre otras.

El pan blanco es otro alimento común en la dieta española que puede ser perjudicial para la salud. Al ser equivalente al consumo de azúcar, provoca picos de glucosa en sangre y conviene limitar su consumo. En su lugar, se recomienda optar por alternativas más saludables como el pan integral.