Las dos pautas a seguir que no fallan a la hora de perder peso son seguir un estilo de vida saludable y mantenerse activo. Cuidar nuestra alimentación es la clave para adelgazar y siempre hay que acompañarla del deporte.

En algunas ocasiones queremos ver resultados cuanto antes y optamos por alternativas que nos ayuden a adelgazar rápidamente. En esos casos lo que hacemos es buscar alguna dieta depurativa pensada para decir adiós a esos kilos de más en tiempo récord.

Este tipo de planes de alimentación suelen tener bastantes carencias nutricionales y son muy restrictivas por eso, siempre que se quiera perder peso, la clave está en ponerse en manos de expertos que te aconsejen lo que necesitas.

Si en tu caso estás buscando algún régimen rápido y que en pocos días te ayude a adelgazar, la dieta de la fresa puede ser para ti. En solo 7 días te puede ayudar a perder hasta 3 kilos.

Las fresas son una de las frutas que suelen recomendarse durante las dietas diseñadas para perder peso. Tienen pocas calorías, muchas vitaminas y fibra, ayudan a evitar la retención de líquidos y a disminuir el colesterol malo. Son un antiinflamatorio natural y un potente antioxidante, reduce el apetito y mejoran la circulación sanguínea.

Para seguir la dieta de la fresa es importante seguir estas directrices:

-Hacer cinco comidas al día.

-Beber dos litros de agua diarios.

-Comer unos 400 gramos de fresas en cada una de las ingestas.

Tomar mínimo 1 infusión al diario. 

-Evitar refrescos azucarados y bebidas alcohólicas.

Te puede interesar:

Ejemplo de un menú en la dieta de la fresa

  • Desayuno: fresas, leche vegetal y avena.
  • Media mañana: 350 gramos de fresas
  • Comida: menestra o sopa de verduras con pechuga de pollo o filete de merluza y de postre fresas
  • Merienda: 350 gramos de fresas.
  • Cena: fresas con un yogur desnatado.