La pereza es una de las grandes enemigas del deporte. En algunas ocasiones, y más a menudo de lo que nos gustaría, permitimos que pueda con nosotros y dejamos apartado el tema de practicar deporte. La mayoría de los veces lo que nos cuesta más es tomar la iniciativa de ir hasta el gimnasio. Estamos en casa y no nos apetece prepararnos y salir a practicar deporte pero, debes saber que existen soluciones para que te pongas en forma sin esfuerzos.

Hay una opción ideal para aquellas personas a las que les cuesta salir de la cama. Existen una serie de ejercicios que podemos hacer antes de tener que enfrentarnos al día y que nos ayudarán a ponernos en forma, tonificar el cuerpo y encarar el resto de la jornada con ganas… antes incluso de sacar los pies de la cama.

Estos tres ejercicios son ideales para hacer sobre la cama, pero también podrás hacerlos sobre alguna esterilla, como se suele hacer de manera más habitual, aunque al hacerlo sobre el colchón, que es una superficie inestable, estaremos trabajando un poco más el equilibrio y conseguirás consiguiendo una mayor concentración aumentando el esfuerzo al añadir ese elemento extra.

Es importante que, como todos los ejercicios, los realices con cuidado para evitar hacerte daño en las articulaciones, algo que podría pasar sobre este tipo de superficies.

Ejercicios perfectos para tonificar sin salir de la cama

  • Abdominales invertidos. Partimos tumbadas boca arriba, con los brazos extendidos a ambos lados del cuerpo, flexionamos las rodillas y, en esa posición, acercamos las rodillas al pecho, elevando ligeramente la cadera y manteniendo el core activo. Lo ideal es hacer varias repeticiones.

Te puede interesar:

  •  Flutter kicks o aleteo de piernas. Eleva las piernas a unos 45 grados y, después, mientras asciendes una, desciendes la otra sin llegar a tocar el colchón. Hay que elevar los hombros y la cabeza contrayendo el abdomen durante todo el ejercicio y, si queremos asegurarnos de que la columna está protegida, podemos colocar las manos bajo los glúteos. Cambia de posición y colócate de manera lateral apoyándote en el antebrazo dejamos que el resto del cuerpo se apoye sobre el colchón, pues durante este ejercicio elevaremos la pierna superior mientras dejamos que la que queda debajo quede fija, flexionada y con el muslo en línea con el cuerpo. Con la mano apoyada sobre el muslo, hacemos varias repeticiones, las mismas que después haremos con la otra pierna al cambiar de lado.
  • Elevaciones de glúteos. Túmbate boca arriba, con las rodillas flexionadas y los pies apoyados en el colchón. Eleva la cadera hacia el techo hasta formar una línea con el cuerpo, maniendo el abdomen contraído. Recupera la posición original y repite. Para añadir un extra puedes finalizar manteniéndote unos segundos con la cadera elevada y, en esa posición, elevar una de las piernas sin extenderla hasta que la rodilla pase de la cadera. Repite con la otra pierna. Puedes comenzar haciendo 15 repeticiones de cada ejercicio, descansa unos segundos y pasa al siguiente, cuando los hayas hecho todos, comienza de nuevo hasta completar tres series.