Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fuego que arde más allá del Nobel

Zenobia Camprubí fue mucho más que la esposa de Juan Ramón. Culta y brillante, la biografía escrita por Emilia Cortés pone voz a su auténtica personalidad

Zenobia Camprubí y Juan Ramón en 1956. // Efe

Zenobia Camprubí y Juan Ramón en 1956. // Efe

El fuego que arde más  allá del Nobel

El fuego que arde más allá del Nobel

Para mí, el trabajo de la Universidad es una especie de antídoto que me conserva el equilibrio. La clase de poesía me la dirige él y es el momento de mayor tranquilidad y gusto para los dos en el día. No vacila ni un momento”. Es uno de los muchos párrafos de “Zenobia Camprubí. La llama viva”, la biografía de una de las personalidades más interesantes de la primera mitad del siglo XX. La catedrática Emilia Cortés descubre a través de una exhaustiva investigación las múltiples facetas de una mujer audaz sin la cual quizás el poeta no hubiera ganado nunca el Nobel. En las páginas del libro habla la propia Zenobia. Son sus diarios, notas, reflexiones y correspondencia que permiten un acercamiento profundo a la compañera de vida de Juan Ramón Jiménez.

Zenobia Camprubí Aymar (Malgrat de Mar, 1887- Puerto Rico, 1956) fue una mujer moderna, brillante e inquieta, luchadora, independiente, comprometida socialmente con la igualdad y con las necesidades de los niños, la suya fue una vida plena involucrada en innumerables frentes: escritora y traductora, empresaria visionaria y activista feminista, profesora universitaria y pedagoga entregada a la infancia. Todas estas labores, que desarrolló tanto en España como, tras su exilio en 1936, en Estados Unidos y Puerto Rico, las compaginó con la organización de los archivos de Juan Ramón y la redacción de su correspondencia.

“Realmente Zenobia es el eje de Juan Ramón, el eje de la pareja, el eje de la vida de ambos. No hay duda de los sentimientos de Zenobia: J.R. para mí es perfecto, más entrañable cada día, pero profundamente pesimista, analizándose con una claridad que me parte el corazón. Tengo que ser valiente y, lo más cruel para mí, dura con él a veces”, dice en una de las páginas. Zenobia fue la luz del poeta, “la llama viva”, como él mismo la llamaba.

El resultado de dos décadas de investigación a cargo de Emilia Cortés Ibáñez es esta biografía sorprendente y emocionante en la que la voz de Zenobia resuena sin intermediarios para transmitir sus anhelos, sus preocupaciones, su dolor, que representa el de muchas mujeres de aquellos años, y, sobre todo, la increíble energía y el amor sin límites con que acometió todas las facetas de su vida y todos y cada uno de los proyectos en los que se embarcó.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats