Cinco barcos dejan atrás Sanlúcar de Barrameda en septiembre de 1519. Esa flota busca una ruta diferente hacia las islas de las Especias, que no estuviera en manos portuguesas. Mandadas por Magallanes deben encontrar un paso al mar del Sur para luego navegar por un océano inexplorado, que se mostraría como el más grande del mundo: el Pacífico. Una gesta imprevista que completó Juan Sebastián Elcano, tres años después, al atracar en Sevilla con la nao Victoria. En el Quinto Centenario de la hazaña y con su impecable estilo, Calvo Poyato desvela esta increíble aventura. T.G.