Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mal menor

Un dilema moral de Ferdinand von Schirach

Terror - Ferdinand von Schirach  - Salamandra, 160 páginas

Terror - Ferdinand von Schirach - Salamandra, 160 páginas

La pregunta es la siguiente: ¿evitaría usted la muerte de setenta mil personas a cambio de matar a ciento sesenta y cuatro? En esta tesitura moral y ética coloca Ferdinand von Schirach (1964) a los espectadores o lectores de esta obra teatral escrita hace cinco años y que ve ahora la luz en español. De hecho, el juez sale al comienzo ante el telón a exponerle al público que es él quien debe decidir. De hecho también, se ofrecen dos veredictos al final del presenta drama judicial: culpable e inocente. El oficial Koch del ejército del aire alemán recibe el aviso de que un avión de línea comercial ha sido secuestrado por un terrorista islámico: "Con el permiso de Dios, este aparato obra en mi poder. Alegraos, musulmanes. Los gobiernos cruzados de Alemania, Italia, Dinamarca e Inglaterra han matado a nuestros hermanos, ahora matamos nosotros a vuestras familias. Moriréis como hemos muerto nosotros". He ahí el comunicado que el criminal emite mientras enfila el aparato de Lufthansa hacia el Allianz Arena de Múnich donde setenta mil personas presencian una final de fútbol. El piloto Koch cumple el protocolo, emprende el vuelo, se sitúa junto al avión ?en el que viajan ciento sesenta y cuatro personas?, se comunica con sus jefes, piensa en lo que dice la ley al respecto... y dispara un misil que destroza la vida del terrorista y sus víctimas. ¿Hizo lo que tenía que hacer? ¿Haría usted lo mismo en un caso semejante? A reflexionar.

Ferdinand von Schirach es un abogado muniqués ?nieto del líder de las Juventudes Hitlerianas y gobernador del Reich en Viena, nazi arrepentido en el juicio de Núremberg?, autor de los excelentes relatos Crímenes y Culpa, y de la novela El caso Collini.

La pieza teatral es escueta: el juez que interroga, fiscal y defensor, apenas un par de testigos. El acusado reconoce los hechos y, por lo tanto, apenas nada queda por hablar: disparó, no se arrepiente, juzga que obró bien. Objeto yo que ?de pasada, solo de pasada? se menciona la posibilidad real de haber desalojado el estadio, aunque nadie dio la orden, acaso porque todos los mandos estaban convencidos de que Koch abriría fuego y acabaría con la amenaza, a pesar de con ello ser reo de transgredir las órdenes ministeriales vigentes, que suenan a chino a unos oficiales acostumbrados a seguir lo que mandan las ordenanzas militares. (Un teniente coronel del Estado Mayor de la Fuerza Aérea que actúa como testigo pide, por ejemplo, al terminar su deposición que se le dé un certificado de que asistió al juicio). Se pasa sobre ello de puntillas porque Von Schirach quiere que nos enfrentemos con las decisiones que tomamos al elegir el mal menor (en número) frente al mayor. Pregunta el fiscal: "¿Debemos matar a inocentes para salvar a otros inocentes? ¿Se trata de una cuestión de cantidades? ¿Se pueden compensar unas vidas con otras?" El abogado defensor sostiene que "ningún principio del mundo ha de ser más importante que la salvación de setenta mil personas", para concluir que "la Constitución nos exige mucho, a veces más de lo que creemos ser capaces de soportar. Pero es más inteligente que nosotros, más inteligente que nuestros sentimientos, que nuestra ira y nuestro miedo. Sólo si la respetamos, si respetamos sus principios, si respetamos la dignidad del ser humano siempre y en todo lugar, sobreviviremos a los tiempos del terror como una sociedad libre". Antes, se nos ilustra con abundantes casos de dilemas semejantes (el apasionante "caso del guardagujas", no se lo pierdan). Y se nos deja a nuestra elección el veredicto, dándonos a escoger.

Estupenda obra en estos tiempos de necedad banal. Máxime al incluir el encendido discurso "Siga a toda costa" que Ferdinand von Schirach dirigió a Gérard Biard, el director del "Charlie Hebdo", una proclama en radical defensa de la democracia.

Compartir el artículo

stats