Criada en el seno de una familia judía de muy buena posición, Polly es una treintañera neoyorquina felizmente casada con un abogado de éxito y madre de dos hijos. Su vida da un vuelco inesperado cuando se enamora de un pintor algo bohemio: de pronto, las ideas en las que había sido educada en su juventud y su visión del mundo dejarán de tener sentido. Tras escribir sobre el comienzo del amor en Tantos días felices, la escritora estadounidense Laurie Colwin se ocupa en Felicidad familiar de la dificultad de cumplir las expectativas que uno se marca durante la juventud.