Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La autopista más cara de la historia

El viaje de Lalín a Santiago se dispara a 6,15 euros tras subir 10 céntimos| Ya cuesta un 77% más que cuando fue puesta en funcionamiento

La AP-53 ha encadenado récords de desplazamientos y en consecuencia también de ingresos para su concesionaria. Autopista Central Gallega (Acega) acaba de aportar su grano de arena para que la infraestructura de pago que conecta Santiago de Compostela con Deza marque otra marca más que destacada: este año arranca con las tarifas más caras de sus casi dos décadas de historia.

Como avanzó FARO semanas atrás, el ministerio podría autorizar a la empresa una revisión al alza de las tarifas que, en términos monetarios, implicaría el encarecimiento de los distintos trayectos entre 5 y 10 céntimos. Estos son los importes que suben los desplazamientos para los vehículos ligeros a excepción de la conexión entre Ribadulla y A Bandeira mientras que en los demás los usuarios ya abonaron ayer los nuevos importes. Los viajeros que utilicen la infraestructura estatal para moverse entre la capital de Galicia y Silleda o Lalín han visto como en ambos casos el peaje aumentó en 10 céntimos. Si ya parecía excesivo desembolsar 12,10 euros por el viaje de ida y vuelta desde Compostela a Lalín, ahora son 20 céntimos más.

También resulta inconcebible que se fije un precio de 2,55 euros –5 céntimos más desde ayer– por la comunicación entre Trasdeza y Lalín pues, en caso de tomar las salida del parque empresarial de esta última localidad, estaríamos completando un tramo de tan solo 8 kilómetros. La carestía de las tarifas también repercute en los vehículos pesados.

Precios peajes Hugo Barreiro

El Gobierno central ha permitido desde 2003, año de apertura de la autopista, que la concesionaria haya aplicado las revisiones tarifarais a las que tiene derecho, pero nunca se hizo un gesto hacia los usuarios. El resultado: un incremento del 77% en los precios de una vía de comunicación llamada a ejercer como eje vertebrador del centro de Galicia. Pero la AP-53 ostenta otro lamentable mérito al ser prácticamente la única de España en la que su concesionaria no aplica ningún tipo de bonificaciones, tampoco descuentos por la utilización del sistema de telepeaje.

El pasado mes de agosto marcó su récord histórico de desplazamientos con cerca de 9.000 diarios y su tráfico aumentó un 28% respecto al mismo mes del primer año de la pandemia. La vía de pago continúa ganando usuarios pese a sus prohibitivas tarifas por varias cuestiones como el propio hábito de los conductores, pero sobre todo porque carece de una alternativa real y viajar de Deza a Compostela por la N-525 no solo es un incordio por su nivel de saturación sino por el tiempo añadido que se precisa para realizar el desplazamiento.

Semanas atrás el Ministerio de Transportes hacía públicos los resultados de explotación de las autopistas españolas referido a 2019. En su mejor año, Acega recaudó por peajes más de 11,2 millones de euros y encadenó su resultado económico más elevado, con unos beneficios de 3 millones. Esta es la cantidad que el frente de Xunta y alcaldes liderado por el lalinense, José Crespo, pide al Gobierno central para la aplicación bonificaciones semejantes a las aprobadas para la AP-9.

Compartir el artículo

stats