21 de octubre de 2019
21.10.2019

Bebés robados

Muere el doctor Vela, único juzgado por el caso de los bebés robados en España

El médico, fallecido a los 86 años, fue considerado culpable, pero absuelto al haber prescrito los delitos

21.10.2019 | 21:37
Eduardo Vela, en el juicio.

El doctor Eduardo Vela, el único médico juzgado en España por el caso de bebés robados, ha fallecido este lunes a los 86 años en la capital. Los restos se encuentran en el tanatorio de San Isidro de Madrid, según ha adelantado 'ABC' y han confirmado fuentes funerarias a Europa Press.

Vela fue director de la clínica San Ramón, epicentro del presunto entramado de bebés robados en España. El pasado octubre la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid le absolvió de los delitos de detención ilegal, suposición del parto y falsedad documental en relación a un caso de bebés robados de 1969, aunque los magistrados lo consideraron responsable de los mismos.

Las magistradas le consideraron autor de los tres delitos por los que se sentó en el banquillo tras quedar probado "de forma incontestable" en el juicio que el doctor Vela entregó al matrimonio formado por Inés Pérez Pérez y Pablo Madrigal Revilla, a una niña que no era suya.

No obstante, le absolvieron al entender que los delitos estaban prescritos. Consideraron como fecha de prescripción el momento en el que la denunciante alcanzó la mayoría de edad.

En el juicio, el fiscal mantuvo su petición de condena de once años de prisión por los delitos de detención ilegal, suposición de parto y falsificación de documento oficial.

Inés Madrigal, presidenta de S.O.S Bebés Robados, fue la mujer que sentó a Vela en un banquillo de los acusados. En junio de 1969, nació en la Clínica San Ramón. Fue un "regalo" de Vela a su madre adoptiva, que falleció en 2013 en medio del proceso penal.

Con 18 años, sus padres le confesaron que era adoptada y en 2010, su madre le contó la verdad detrás de su nacimiento. Y lo llevaron a los tribunales. Miles de casos de bebés robados han sido archivados al estar prescritos, pero el de Madrigal siguió adelante. Su aspiración era que su caso llegue el Tribunal Supremo para que siente jurisprudencia y se reabran las causas archivadas por este motivo

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook