29 de mayo de 2012
29.05.2012

Salgadura cobra vida en O Grove

Comienza el rodaje de esta película histórica que narra la historia de una saga de salazoneros

29.05.2012 | 16:23
La película está ambientada a finales del siglo XVIII y principios del XIX. // Muñiz

La coruñesa Continental Producciones y la catalana Dream Team Concept han iniciado en O Grove el rodaje de "Salgadura", una película que cuenta la historia de una saga familiar que a finales del siglo XVIII y principios del XIX hizo de la industria salazonera en la costa gallega una especie de imperio. El Museo de la Salazón de Punta Moreiras se ha convertido en un plató de rodaje, de tal forma que las fábricas restauradas por el Concello con fines expositivos vuelven a funcionar, ahora para ambientar esta historia cinematográfica galaico-catalana.

Luis Iglesia, la viguesa María Castro, Luis Zahera y Belén Constenla dan vida a los principales personajes de "Salgadura", una miniserie de tintes históricos coproducida por Televisión de Galicia y Televisión de Catalunya que ya se rueda en tierras de O Grove.

El Centro de Interpretación de la Pesca y la Salazón (CIPES) de Punta Moreiras, que el Concello de O Grove hizo realidad con fines museísticos para dar a conocer aquellas industrias que tanta riqueza generaron en la costa gallega, es ahora un gran plató en el que se intenta reproducir "la odisea de una familia de pioneros catalanes y gallegos embarcados en una de las mayores aventuras industriales de Galicia".

El alcalde de O Grove, Miguel Pérez, se mostraba ayer encantado por la promoción que esta película puede hacer de su localidad, pero también por el valor documental de la misma, ya que va a reflejar una época histórica que en cierto modo supuso una especie de revolución industrial.

Y de su trascendencia dan cuenta algunas de las imágenes que podían verse ayer en pleno rodaje, cuando las antiguas fábricas rehabilitadas por el Concello volvieron a funcionar, dando cabida a importantes cantidades de pescado €la sardina vuelve a ser la estrella€ que se cubrió con ingentes cantidades de sal, como se hacía antiguamente.

Inspirada en la historia real de la familia Massó, la película arranca cuando un joven catalán es enviado desde Blanes a Galicia para gestionar una pequeña nave de salazón, siguiendo los pasos de otros muchos catalanes que habían acudido ya a las Rías Baixas siguiendo los pasos de las sardinas que el Mediterráneo había dejado escapar.

Ahora, como queda dicho, las sardinas vuelven a depositarse en las artesanales industrias museísticas de Punta Moreiras, iniciándose así el rodaje de una serie que también dejará un espacio importante al Concello de Bueu, donde en su día se asentó la familia Massó, y a otros puntos de Galicia.

Visto lo visto ayer, el manejo del pescado en las salazoneras incluso puede servir en el futuro para organizar en O Grove alguna fiesta de exaltación que sirva para refrescar la memoria histórica de este pueblo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook