12 de diciembre de 2008
12.12.2008

La presencia de seguridad en el pleno de Mos enfurece a algunos vecinos

12.12.2008 | 14:54

La presencia de media docena de porteros de discoteca, presentes en el salón donde se celebra el pleno de debate de la moción de censura de Mos (Pontevedra), ha enfurecido a los vecinos de esta localidad, que acusaron al PP de "contratar a matones" para proteger a los ediles populares y para agredir a los vecinos.

En el salón, donde se reúnen unos 200 asistentes, los diferentes concejales aún no han hecho uso de su turno de palabra ya que, la portavoz del PP y previsible nueva alcaldesa, Nidia Arévalo, es abucheada e insultada cada vez que intenta intervenir, por lo que ha declinado hacerlo.

Asimismo, la alcaldesa María Jesús Escudero (PSdeG) y el portavoz del BNG, Xosé Manuel Martínez Ojea -su socio de gobierno-, han reclamado que se expliquen los motivos y el fondo de la moción de censura antes de intervenir y de votar.

Además, Escudero ha pedido a los populares que "igual que invitaron a los matones a asistir al pleno, les inviten a salir" para que se pueda desarrollar una sesión "tranquila". Así, los dos únicos agentes de la Policía Local presentes en el lugar intentaron negociar con los supuestos "matones" su salida de la sala, sin obtener resultados.

Estas personas, que se identificaron ante los periodistas como "ciudadanos de Mos", reconocieron ante la Policía que habían sido "pagados por un servicio" y que están en el pleno "para impedir que se agreda a unas personas", en referencia a los concejales del PP.

Con todo, los miembros de la mesa -el de mayor edad (del PP) y el más joven (del BNG)- tampoco se ponen de acuerdo sobre la forma de proceder, mientras el secretario del Ayuntamiento pide silencio a los asistentes al pleno para poder empezar las intervenciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine