18 de marzo de 2020
18.03.2020
Faro de Vigo

El Covid-19 vacía la ría de Pontevedra

La alerta paraliza los barcos de recreo, escuelas de vela y piragüismo, con cientos de nautas afectados

18.03.2020 | 01:22
Puerto de Combarro, con toda actividad paralizada. // Gustavo Santos

Una ría completamente despejada, salvo por las bateas. Es la foto que se repitió ayer después de que las embarcaciones particulares de la ría recibiesen masivamente la comunicación de atraque, de modo que sus propietarios no pueden navegar, pescar ni fondear en la costa pontevedresa hasta la conclusión de la actual situación de alarma. La prohibición afecta a decenas de propietarios y solo están excluidos de la misma en los pocos supuestos en los que se utiliza la embarcación para "desplazamiento al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial".

Repercute también en numerosas escuelas de vela, piragüismo y otros deportes náuticos dependientes de los clubes de la ría, hasta sumar cientos de nautas afectados.

El uso del barco para desplazamientos es residual en la costa gallega. "Prácticamente en ningún caso si nos referimos a la ría de Pontevedra", concreta a FARO uno de los propietarios, con atraque en el puerto de Combarro, "incluso empresarios con grandes barcos de recreo podrían perfectamente desplazarse en otro tipo de transporte, dado que no tienen sus viviendas en islas". Como resultado, la ría presenta una imagen que resulta insólitamente vacía para los miles de vecinos de municipios como Pontevedra, Poio, Marín y Sanxenxo que la contemplan a diario desde sus ventanas.

Tras la comunicación de las órdenes solo dos últimas embarcaciones de recreo podían verse a las 10 de la mañana de ayer en toda la embocadura de la ría, el triángulo comprendido entre los puertos de Marín, Combarro y Pontevedra, una parálisis de actividad que se acrecentó a medida que avanzaba la jornada y que afecta a cientos de embarcaciones.

Solo en las marinas de Sanxenxo, tanto las que gestiona Nauta como la menor del Club Náutico, se refugian más de 230 barcos, a los que la comunicación llegó este lunes, si bien era efectiva de hecho en todas las marinas desde el fin de semana. En la localidad turística, en la que el turismo náutico es uno de los principales reclamos, se suspendieron todas las escuelas de vela y programas de entrenamiento, también los de alto rendimiento, al igual que sucedió en los restantes puertos.

Prácticamente ningún propietario de embarcaciones privadas de recreo hizo uso de la misma durante el fin de semana ya que, como recuerda la Asociación de Empresas Náuticas, aunque el decreto no lo impide explícitamente se prohibe la circulación por vías de uso público "salvo que sea por una cuestión exclusivamente profesional. Lo mismo sería extensible a cualquier actividad náutica que se pretenda desarrollar en nuestras playas, máxime cuando muchas de ellas se han cerrado al público".

También han cancelado todas sus actividades las empresas de servicios o náuticas y las instalaciones náutico-deportivas suspendieron la a atención al público. No obstante, no todas ellas pueden cerrar completamente ya que han de garantizar servicios mínimos y urgencias de mantenimiento y seguridad de los equipamientos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


FaroEduca