15 de enero de 2020
15.01.2020
Seguridad vial y Balance de la siniestralidad en 2019

Distracciones y velocidad, principales causas de los accidentes mortales en la provincia

Pontevedra cerró el año con menos siniestros graves pero con el mismo número de víctimas mortales: 24 personas

15.01.2020 | 05:43

Las carreteras interurbanas pontevedresas se cobraron el pasado año la vida de un total de 24 personas. Se trata del mismo número de fallecidos que el pasado año, de ahí que la subdelegada del Gobierno, Maica Larriba, reconociese ayer que no se puede estar satisfechos por estos datos, a pesar de la tendencia a la baja en cuanto al número de accidentes y víctimas mortales que se registra desde hace una década en las carreteras de la provincia. De hecho, la reducción en los últimos diez años en el número de fallecidos fue de un 50%.

La mayor gravedad de los siniestros es clave para explicar que se mantenga el número de fallecidos a pesar de reducirse la siniestralidad y el número de accidentes mortales (que fue un 5% menor que en 2018). El trágico accidente del pasado 29 de mayo en la AP-9 es un ejemplo, dado que en este único siniestro que conmocionó a la provincia perdieron la vida tres jóvenes de 17 años.

Víctimas más jóvenes

Este trágico suceso también puede explicar el incremento detectado por la Subdelegación del número de víctimas entre el grupo de población de entre 15 y 24 años, que ve como los fallecidos se incrementaron el pasado año en un 25%.

En cuanto a las causas de los siniestros mortales, Larriba volvió a incidir en la necesidad de cumplir la normativa de Tráfico, respetar los límites y extremar la prudencia. Y es que los factores concurrentes en los siniestros mortales de la provincia demuestran que la práctica totalidad son evitables. Las causas más frecuentes que se ven involucradas en un accidente son las distracciones y la velocidad inadecuada. Estos dos factores estuvieron presentes en 7 de los 22 accidentes mortales de tráfico que se registraron en Pontevedra el pasado año.

Aunque la subdelegada matizó que no tenía los datos sobre la mesa para determinar si en estos accidentes concretamente las distracciones estuvieron provocadas por el uso del teléfono móvil, sí insistió en que la utilización de cualquier dispositivo electrónico al volante está prohibida. Los datos demuestran, además, que es una conducta que causa tantas o más muertes que otras conductas imprudentes como el alcohol. "Ningún mensaje ni ningún whatsapp es más importante que la vida", insistió Larriba.

En cuanto al resto de causas de siniestros, no respetar la prioridad fue un factor concurrente en 3 de los 22 siniestros con fallecidos y el alcohol tuvo algo que ver en dos de los accidentes con víctimas registrados en Pontevedra. Hay otro siniestro con fallecidos que se atribuye a una conducción temeraria y a no respetar la distancia de seguridad.

Un fallecido sin cinturón

En cuanto al uso del cinturón, la subdelegada también resaltó que a nivel nacional el 20% de los fallecidos no lo utilizaban, lo que supuso 116 vidas perdidas. En lo que respecta a la provincia de Pontevedra, todos los usuarios de turismos involucrados en siniestros mortales utilizaban este elemento de seguridad, salvo uno, concretamente un camionero.

En cuanto a la tipología del siniestro, el más común es la salida de vía. En este caso, las circunstancias de los accidentes mortales varían dependiendo del tipo de carretera en la que se producen. Así, en las autopistas son más frecuentes las pérdidas de control del vehículo que acaban saliéndose de la calzada (un 75%), mientras que en los viales convencionales interurbanos crecen de manera notable los siniestros que se producen por colisiones laterales y frontolaterales, mientras que las salidas de vías bajan al 35%.

Cinco atropellos

En los siniestros con fallecidos se vieron implicados 13 turismos, cuatro motocicletas y un ciclomotor, además de cinco peatones que resultaron muertos por atropello.

Drogas y alcohol

Maica Larriba compareció acompañada de la jefa provincial de Tráfico, Paula Yubero; y del teniente jefe interino del Subsector de la Guardia Civil de Tráfico de Pontevedra, Diego Gil. Los tres mostraron también su inquietud por las cifras de positivos que volvieron a arrojar los controles que se realizaron el pasado año, tanto de manera preventiva y aleatoria como a implicados en infracciones o accidentes.

El dato más llamativo es el de las drogas. Si bien es cierto que los controles suelen ser más selectivos y menos numerosos que los que se realizan con el etilómetro, el pasado ejercicio un 41,6% de los conductores de la provincia que se sometieron al narcotest dieron positivo por consumo de alguna sustancia. Se hicieron un total de 4.600 pruebas.

En cuanto al alcohol, la vigilancia fue intensa el pasado año en la provincia. Se realizaron un total de 255.014 pruebas, que dejaron 4.436 positivos. Se trata de un porcentaje de un 1,7% de conductores que fueron sorprendidos al volante bajo los efectos del alcohol. Aunque la tasa es mucho menor que la de las drogas, también preocupa, dado que uno de los objetivos de la DGT siempre fue alcanzar un porcentaje de positivos que se situase por debajo del 1% en el presente año. Es por ello que la subdelegada, Maica Larriba, resaltó que tanto la DGT como la Guardia Civil continuarán dando "batalla" para reducir el número de positivos al volante "en estos dos frentes".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


FaroEduca