04 de diciembre de 2019
04.12.2019

"Estamos aquí por un clamor de justicia, de transparencia, después de vivir una experiencia traumática"

La viuda del patrón de Marín desaparecido en aguas de Senegal en 2017 defenderá ante el juez una indemnización de 400.000 euros para su familia

04.12.2019 | 14:56
La viuda del desaparecido, en una comparecencia hoy. // G. Santos

"Estamos aquí por un clamor de justicia, para pedir transparencia por unos hechos ocurridos hace tres años que se reflejan ahora en su familia, en sus hijas y en mí. Después de vivir una experiencia tan traumática es vergonzoso que me hagan pasar ahora por los juzgados y recordarlo todo".

Emocionada y con semblante triste pero firme, Sandra Arias, viuda de Vicente Pazos, marinero de Marín desaparecido en aguas de Senegal en 2017 tras el hundimiento del pesquero Senefand Uno, de la armadora viguesa Profand, compareció hoy en rueda de prensa para informar, junto a su abogado, Alipio Santiago, y el secretario comarcal de la CIG, Xavier Aboi, del juicio que tendrá lugar el próximo lunes en Vigo por una compensación económica para la familia a raíz de tan trágicos hechos.

La empresa armadora está dispuesta a pagarles entre 50.000 y 100.000 euros, pero la defensa solicita 400.000 por las circunstancias del accidente, que, insiste, fue de tipo laboral, aunque a día de hoy aún no haya sido reconocido como tal. La cantidad ha sido calculada por el baremo de los siniestros de tráfico y supone, tal y como informó, tan solo un 0,00056% de la facturación anual de la empresa.

La situación se complica porque el hombre tenía seguridad social en calidad de emigrante, fruto del cambio de bandera del barco por parte de la empresa. "Era un trabajador defendiendo intereses españoles en aguas extranjeras", lamentó la viuda, que recuerda que "mi marido era cien por cien gallego y yo ya me siento cien por cien española; esto le puede pasar a otras familias".

"El barco no cumplía las medidas de seguridad de los estándares europeos. Si un barco sale sin las condiciones adecuadas lo tienen que determinar los técnicos. Lo que está claro es que si un barco se hunde en dos o tres minutos, como ocurrió, en el mar en calma es que algo no va bien", recalcó, por su parte, el abogado.

El informe técnico asegura que el accidente fue motivado por sobrepeso, que provocó una escora repentina de la embarcación, dando lugar a la inundación. Desaparecieron tres hombres, Vicente Pazos, patrón del buque, y otros dos marineros senegaleses. Ninguno de los cuerpos fue hallado nunca. Ocho hombres más sí fueron rescatados, entre ellos otro gallego, Fernando Argibay, vecino de Moaña, jefe de máquinas del pesquero. A él se suman un caboverdiano, cinco senegaleses y un marinero de Guinea Bissau. Pazos quedó atrapado en el puente de mandos, lo que evidencia que las radiobalizas tampoco funcionaron.

La empresa, tal y como asegura Sandra Arias, "en su momento se portó bien", pero no así "a la hora de cumplir con sus obligaciones", es decir, en el abono de la indemnización correspondiente. "Esto tengo que afrontarlo yo ahora sola, en la memoria de mi marido y por la responsabilidad de mis hijas. Son los jueces los que deben determinar si el barco cumplía con toda la normativa europea para estar en esas condiciones en el caladero de Dakar", afirma.

El matrimonio tenía dos hijas, que ahora tienen 13 y 9 años. Después de un año y medio, la mujer ha conseguido una pensión de viudedad y las de orfandad para las menores, duramente afectadas por la desaparición de su padre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Ledicia Costas: "Me gustaría ver a una mujer presidiendo el Gobierno de España"

En un vídeo de dos minutos y medio, la escritora relata cómo decidió cambiar la abogacía por la literatura: ?A las niñas les digo que, con esfuerzo, es posible?



Especial Navidad 2019

En estas fiestas, sobran los motivos para brindar con elaboraciones de Galicia, que despiden el año con un gran balance en todos los sentidos

FaroEduca