10 de octubre de 2019
10.10.2019

Catedrático de Psicobiología de la Universidade de A Coruña

10.10.2019 | 02:44

-Hay un principio que se denomina de precaución y cautela. Hoy leemos en la prensa una niña de 3 años que empieza a hacer una transición, o un niño al que se le suministran bloqueantes para que en la pubertad sus caracteres sexuales secundarios no se manifiesten de manera importante. Y realmente una identidad sexual se cierra más tarde, por tanto hay una posibilidad de que en algún momento, no en todos los casos, revierta y esa situación sea pasajera. Las unidades que llevan a estas personas deben tener psicólogos y psiquiatras muy especializado para que valoren si las ayudas que tienen un componente invasivo (bloqueantes hormonales, hormonas cruzadas) son aconsejables o no. Hay que pecar de prudencia y no irse al otro lado, lo que pasa es que la presión familiar, social, es la que es y es llamativo encontrar que a una niña de 3 o 4 años sus padres le ayudan a hacer una transición inicialmente externa, de vestir, cómo se le trata etc, cuando en estas etapas infantiles en muchos casos va a haber un reversión natural y ese principio de cautela o precaución debe primar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


FaroEduca