03 de octubre de 2019
03.10.2019

Malestar en Portosanto tras la Xunta Local de Seguridade

Los vecinos reclaman más atención a la problemática del barrio y no descartan movilizaciones o incluso "encerrarse" en el Concello

03.10.2019 | 01:43
Tránsito de toxicómanos hacia O Vao. // Gustavo Santos

Un colectivo de vecinos de Portosanto expresó ayer su malestar tras la reunión de la Xunta Local de Seguridade celebrada el martes en Poio por no haberse tratado la problemática del barrio en la misma. "Hace más de un año y medio presentamos en el registro de la Subdelegación de Gobierno un escrito solicitando la celebración de esta Xunta Local de Seguridade por los robos, atracos, altercados, trapicheos, incidentes, amenazas... que sufrimos vecinos de este lugar por parte de una serie de personas que se asentaron en Portosanto y que son muy problemáticas", explican en un comunicado.

En el texto señalan que se trata de personas de etnia gitana "que no tienen ningún interés en vivir en sociedad, que entran en casas particulares y se meten en las piscinas mientras beben cervezas y fuman porros" y añade que "existe un trapicheo continuo, a altas horas de la madrugada tienen la música alta y eso conlleva la presencia de toxicómanos y delincuentes que acaban entrando en casas, robando, etc". Este colectivo apunta que "hace unas semanas, a plena luz del día, le robaron 50 euros a un vecino de 80 años. Cada semana tenemos incidentes".

Los vecinos de Portosanto denuncian que "la situación es insoportable, nos estamos convirtiendo en un barrio marginal" y lamentan que para "el alcalde y la subdelegada del Gobierno parece que este no es un tema prioritario de seguridad, porque ni lo trataron ni hablaron de él".

Así, señalan que están "tremendamente indignados" y por ello no descartan llevar a cabo acciones "pacíficas y reivindicativas", entre las que han señalado actos como "encerrarnos en el Ayuntamiento" o realizar movilizaciones en la calle.

Un problema de salud pública

La subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, explicó que la Xunta Local de Seguridade sirvió para darle carácter formal a las medidas que se acordaron en reuniones previas con los vecinos y con el Concello de Poio.

Con respecto al tránsito de drogodependientes hacia el poblado chabolista de O Vao, que será más controlado por la Policía Local y la Guardia Civil, Maica Larriba expresó una reflexión: "Es un problema social, de educación, policial, pero también de salud pública. Es una población que tiene unas condiciones de vida lamentables y debemos empeñarnos en tomar medidas para evitar que situaciones que viven estas personas sigan sucediendo

"Insistimos en que es un problema muy importante pero que viene como consecuencia de una serie de intervenciones de la Guardia Civil, que desplazaron el lugar de aprovisionamiento del poblado de abajo al de arriba. Las personas que acuden al poblado de arriba a buscar sus dosis, pasan por delante de las casas de los vecinos, atraviesan la urbanización de A Caeira, que está muy poblada, y los vecinos los tienen delante. Esa visibilidad aumenta la sensación de inseguridad", explicó Larriba, que añadió que "también insistimos en que no hay absolutamente ningún dato que pueda permitir afirmar, como se está haciendo en algunos círculos, que haya aumentado la población toxicómana ni tampoco la delincuencia derivada de la existencia de la misma".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


FaroEduca