16 de junio de 2019
16.06.2019

Lores anuncia "un nuevo ciclo" al iniciar su sexto mandato "porque hay razones para el optimismo"

El candidato del BNG sale reelegido con los votos de su grupo y del PSOE tras el pacto de coalición - El PP votó en contra y Ciudadanos se abstuvo -Trabajadores de Ence se concentraron ante el Teatro Principal toda la sesión

16.06.2019 | 03:34

"Se acabaron los tiempos del más y llegan los tiempos de lo mejor, pasaron los tiempos de crecer a toda costa y estamos en los de la mejor calidad, de las mejores soluciones". Con estas palabras, el reelegido alcalde de Pontevedra, Miguel Fernández Lores, anunció el inicio de "un nuevo ciclo, el segundo" en el municipio", en el que el modelo urbano seguirá siendo un referente pero en el que "tendremos que ser pioneros en más campos de la vida municipal como los residuos, el cuidado del medio ambiente, la creatividad o el transporte".

Lanzó este mensaje, junto con un llamamiento al "optimismo porque hay razones para ello", después de recibir su sexto bastón de mando consecutivo de manos de Pilar Comesaña -presidenta de la mesa de edad- y ser reelegido alcalde con los votos de su propio grupo y los cuatro del PSOE de Agustín Fernández. Los nueves ediles del PP de Rafael Domínguez se manifestaron en contra de su investidura y el concejal de Ciudadanos Gregorio Revenga optó por la abstención.

La sesión de constitución de la nueva corporación municipal se desarrolló en un abarrotado Teatro Principal, mientras a sus puertas una nutrida representación de trabajadores de Ence se concentró para reclamar la continuidad de la fábrica de Lourizán. Llegaron a producirse momentos de tensión, sobre todo a la llegada y salida de los ediles de BNG y PSOE, e incluso hubo alguna identificación, pero la investidura se desarrolló sin contratiempos.

El nombramiento de Lores ya estaba garantizado de antemano no solo por encabezar la lista más votada, sino porque el jueves se firmó un pacto de coalición por el que los cuatro ediles del PSOE entraron ayer mismo en el gobierno local. Al postularse para el cargo, el propio Lores ensalzó la "generosidad, altura de miras, agilidad y rapidez" de los socialistas "para llegar a un acuerdo detallado, con bases muy sólidas y programa bien definido".

Este pacto garantizaba ayer 15 votos para su reelección, pero solo recibió 14. Fue la principal anécdota de la sesión, protagonizada por Pilar Comesaña, que presidió la sesión (con el edil del PP Guillermo Juncal como el más joven) hasta el nombramiento del alcalde. En lugar de escribir el nombre de su cabeza de lista en la papeleta, la metió por error en la urna sin nombre alguno, y quedó registrada como un voto en blanco, junto con el de Revenga. Minutos antes, ella misma deseaba "éxito a todos, que el gobierno sea amable, que la oposición sea leal y reine la armonía".

Tras la votación, poco antes de las 13.00 horas, Miguel Fernández Lores levantaba su sexto bastón de mando desde 1999 y daba por cerrado, tras veinte años, lo que él mismo denominó como "el exitoso proceso de tránsito a una ciudad post-industrial de alta calidad". Aunque "aún está pendiente el traslado de la Celulosa", sostuvo en su discurso que este periodo "llevó a Pontevedra a ser un referente mundial en este tipo de ciudades de servicios, de innovación, de economía creativa, de calidad urbana, de atractivo turístico".

Pero "este ciclo finalizó y ahora nos metemos de lleno en el siguiente, y Pontevedra está ahora en los primeros compases" de esa segunda etapa, en la que "no hay lugar para la relajación o el conformismo. Como pretendamos pararnos o volver atrás, podemos perder rápidamente la posición de ventaja relativa que tenemos en la actualidad, la que con tanto esfuerzo logramos entre todos".

El objetivo ahora es "seguir avanzando: hacia afuera para lograr consolidar mundialmente la marca Pontevedra; y hacia adentro, para dotarnos de soluciones avanzadas y novedosas. El reto es grande y difícil, pero muy ilusionante. Cada vez tendremos que ser pioneros en más campos de la vida municipal como los residuos urbanos, el cuidado del medio ambiente, la corrección de desequilibrios territoriales y sociales, la innovación y la creatividad o el transporte acorde a las necesidades actuales".

Tras apelar a la "autoestima colectiva" y a "la capacidad de Pontevedra para afrontar los nuevos retos", Lores lanzó un sonoro llamamiento: "¡Seamos optimistas, tenemos muchas razones para serlo!".

Su ya socio de gobierno, el socialista Agustín Fernández, cree que en este "segundo ciclo" del que habla Lores habrá que "impulsar el equilibrio entre los barrios periféricos y el rural, extendiendo la transformación que comenzamos en 1999", además de actuar en "el transporte la activación económica o las políticas sociales en el sentido más amplio de estas palabras".

A la investidura de ayer acudió la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, para respaldar al alcalde de la única ciudad donde gobiernan los nacionalistas. También hizo referencia a que las elecciones del pasado 26 de mayo "abrieron un nuevo ciclo político", pero se refería al futuro de la Xunta. Felicitó a Lores por "ser alcalde por sexta vez tras el mensaje claro de los ciudadanos, que quieren que siga siéndolo".

Sobre el pacto del BNG con el PSOE en Pontevedra, Pontón dijo que supone una "mayoría reforzada para profundizar en un modelo de ciudad de éxito".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia