21 de mayo de 2019
21.05.2019

Hallan una nueva víctima de los robos por sumisión química y se teme que haya más

El quinto afectado es de Xinzo y se suma a los dos de Pontevedra, el de Santiago y otro en Vigo -Creen que no denuncian por 'vergüenza' por usar esta red social de contactos

21.05.2019 | 01:39
El jefe de la Brigada Provincial de Policía Judicial, Diego Amaya, con los efectos intervenidos. // R. Vázquez

La Policía Nacional de Pontevedra busca a más víctimas de los ladrones que doblegaban a sus víctimas mediante sumisión química, es decir, después de drogarlas en las citas que mantenían con ellas tras quedar a través de una conocida red social de contactos. Una vez anulada su voluntad, las llevaban a sus domicilios y los desvalijaban.

De hecho, según explicó ayer el responsable de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Comisaría de Pontevedra, Diego Amaya, ya ha aparecido una quinta víctima en la provincia de Ourense, concretamente en Xinzo de Limia, que se suma a las ya conocidas de Vigo, Pontevedra (con dos casos) y Santiago de Compostela.

Todas las víctimas varones

Los dos supuestos autores residían en la ciudad olívica y que ya se encuentran en prisión desde la semana pasada por orden del juzgado que instruye la causa. Se trata de un ciudadano de origen colombiano y otro español de 42 años de edad. Las cinco víctimas de estos hechos, por ahora, son todos varones.

La razón por la que la Policía concluye que todavía hay más víctimas que no han denunciado su caso es por la gran cantidad de efectos que creen que pueden haber sido robados y que fueron recuperados en la vivienda de los sospechosos en Vigo. Una vez devueltos los efectos a las víctimas ya conocidas, queda un importante número de artículos cuyo origen se desconoce.

Además, se cree que las víctimas podrían mostrarse reacias a denunciar los hechos por "vergüenza" a explicar lo sucedido a sus familiares, al haber quedado con los ladrones a través de esta red social de contactos. El jefe de la Policía Judicial de la Comisaría, Diego Amaya, animó a las víctimas de este tipo de casos a que denuncien y les garantizó"una total discreción".

Amaya remarcó que, precisamente, esta "vergüenza" por parte de los afectados denunciar los hechos fue uno de los hándicaps que se encontraron a la hora de desarrollar esta compleja investigación que también se topó con la escasez de datos que las vícitmas aportaban sobre los supuestos autores de los hechos.

Una escasez de información que se debía, por un lado, a los efectos de las drogas que provocaban que las víctimas apenas recordasen datos de lo sucedido. Por otro lado, acudieron a las citas con muy poca información de las personas con las que habían quedado salvo el perfil habilitado por uno de ellos, el de origen colombiano, en esta conocida aplicación de contactos. Tras una "ardua investigación" y gracias "a que los sospechosos repitieron su modus operandi pudimos saber finalmente que se trataba de estos dos individuos", explicó ayer el mando policial.

En este sentido, Diego Amaya hizo también un llamamiento a un "uso responsable" de las redes sociales al señalar que es conveniente obtener una serie de información de las personas con las que se queda en este tipo de citas, como "un número de teléfono, una matrícula o incluso hacerse una foto con esa persona" con el objetivo de contar con algún hilo del que tirar si ocurre algún hecho delictivo. Además, señaló que, por ejemplo, es conveniente informar "alguna persona o amigo de confianza",si es posible, que acudimos a una de estas citas con un desconocido.

El modus operandi siempre era el mismo establecían contactos con sus víctimas a través de conocidas aplicaciones de contactos donde uno de ellos, el de origen colombiano, mantenía un perfil activo y una vez se ganaban su confianza concertaban una cita.

30.000 euros en un "golpe"

Una vez acordaban el encuentro quedaban en algún bar de la ciudad y allí en una de las consumiciones le suministraban la sustancia tóxica en este caso, benzodiacepina. Cuando la víctima se encontraba sumisa debido a las sustancias químicas, entraba en juego el otro detenido que se encontraba en las proximidades del bar y que cuando el primero le llamaba se dirigía al lugar para ayudarle a subir a la víctima al domicilio, una vez allí perpetraban los robos. En el registro del domicilio de Vigo, los agentes hallaron numerosos efectos como más de medio centenar de joyas, unos dos mil euros en efectivo, y múltiples efectos como relojes o dispositivos electrónicos, entre otros. Una de las víctimas llegó a valorar los efectos robados, ya recuperados, en 30.000 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
selectividad 2018 Galicia

Toda la información sobre la selectividad

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias


GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia