29 de marzo de 2019
29.03.2019

Colmenares: "Cargarse a una compañía exitosa que está invirtiendo en Galicia es una irresponsabilidad"

29.03.2019 | 02:53

El consejero delegado de Ence, Ignacio Colmenares, confirmó ayer tras la junta general de accionistas de la compañía celebrada en Madrid, que la fábrica de Pontevedra vuelve a la misma situación de provisionalidad que vivió antes de obtener la prórroga de la concesión en 2016. No se realizarán más inversiones que las ya previstas para este año -actuaciones por valor de 50 millones de euros ya comprometidas- salvo labores de mantenimiento.

Esta es la primera consecuencia de la situación de inseguridad jurídica originada por el allanamiento por parte de la Abogacía del Estado en los tres recursos presentados ante la Audiencia Nacional contra la prórroga de la concesión. La situación de la fábrica de Pontevedra protagonizó buena parte de la junta general de accionistas en la que dos de ellos preguntaron al consejo por la repercusión que un eventual cierre tendría para la compañía.

Tanto Colmenares como el secretario del consejo explicaron que la "sólida" posición económica de Ence, así como la previsión de un ciclo amplio y sostenido de precios altos de la celulosa, les permitirá mantener los objetivos fijados en el Plan Estratégico 2019-2023. Eso sí, aunque las previsiones de negocio para la compañía no cambian Colmenares reconoce que habrá que "reorientar" dicho plan, ante la situación de incertidumbre en la que queda ahora la fábrica de Pontevedra. Esto supone, en el negocio de la celulosa, que el aumento de producción de 300.000 toneladas previsto para los próximos cuatro años "lo vamos a hacer en Navia".

De hecho, este plan recoge inversiones por valor de 600 millones en estos cuatro años en el negocio de la celulosa. Si inicialmente se iban a repartir entre las dos fábricas, ahora Pontevedra solo verá los 50 millones ya comprometidos para este año, lo que supone ya 25 menos de los que estaban previstos para este mismo ejercicio en Lourizán.

En un encuentro con la prensa, Colmenares fue contundente a este respecto: "Los 550 restantes se invertirán todos en Navia", tanto con el objetivo de aumentar la producción de celulosa, como en una apuesta por diversificar el negocio buscando nuevos productos. De la planta asturiana recalcó que será "nuestro buque insignia en el negocio de la celulosa".

Colmenares también fue preguntado por los accionistas sobre la posibilidad de construir una nueva fábrica en el caso de un cierre, no esperado, de la de Pontevedra. El consejero delegado garantizó a los accionistas que la decisión se tomará basándose en criterios estrictamente "económicos" y reconoció que "la madera en Galicia no es la más barata" y tampoco la mano de obra lo es. Es por ello que reconoció que, en ese caso, apostarían por la deslocalización de su negocio a otro país: "no creo que invirtamos en Galicia, sino fuera de España, en un país que nos dé seguridad jurídica", aseguró.

"Razón jurídica y social"

Con todo, Ence confía en que los procesos judiciales abiertos en torno a su fábrica de Pontevedra se resuelvan a su favor. Colmenares y el secretario del consejo se mostraron "convencidos" de que "la razón jurídica nos asiste" en estos procesos, pero también recalcó que "también tenemos la razón social: no podemos olvidar que de la biofábrica de Pontevedra dependen más de cinco mil familias". Colmenares recordó el fuerte impacto económico que tendría la marcha de Ence en Galicia, además de ser de las pocas empresas que actualmente están realizando un esfuerzo inversor tan importante en una comunidad autónoma que ve como algunas de las principales industrias parecen abocadas al cierre: Alcoa, Ferroatlántica, As Pontes; "no creo que haya muchas empresas que actualmente estén invirtiendo 50 millones en Galicia", como está haciendo ahora mismo Ence en la provincia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


FaroEduca