14 de marzo de 2019
14.03.2019

El personal de la Residencia de Campolongo mantiene las protestas para reclamar inversiones en el centro

Denuncian que al menos la mitad de los 95 residentes son dependientes y "no hay medios"

14.03.2019 | 03:17
Concentración de trabajadores, ayer, a las puertas de la Residencia de la tercera edad. // G.Santos

Los trabajadores de la Residencia de la tercera edad de Campolongo realizaron ayer una concentración de protesta a las puertas del centro, para volver a denunciar las carencias que sufre el servicio y que afectan a la atención de los usuarios. Uxío Zabala, miembro del comité de empresa, destacó, como ejemplo de los problemas que sufre el centro, que "en un montacargas van tanto los fallecidos como los alimentos".

El personal aseguró en la protesta que ninguna de las inversiones y mejoras comprometidas por la Xunta para mejorar la situación del centro se ha cumplido. La residencia sigue sin contar con oxígeno en las habitaciones de asistidos, sin tomas de aspiración y con un deficiente servicio de ascensores, "que en demasiadas ocasiones no funcionan".

En la Residencia de la tercera edad de Campolongo se atiende actualmente a 95 residentes, la mitad de ellos dependientes. Lo hacen, repartidos en los distintos turnos, un total de 24 auxiliares de enfermería, 19 camareros limpiadores, 7 técnicos ATS y un médico "que no está todos los días de la semana, porque se comparte con la residencia de mayores de Marín", explica Carmen Buján, presidenta del comité de empresa.

Buján recuerda que este centro se creó en su día como una residencia de válidos pero actualmente la mitad de los internos son dependientes, y cuentan, como ejemplo de la situación en el centro, con un solo baño geriátrico, lo que resulta "totalmente insuficiente".

"Hay internos que podrían bajar para poder relacionarse con otros, pero no lo hacen porque el colapso de los ascensores es absoluto", apunta Francisco Núñez, miembro del comité.

Los trabajadores reclaman principalmente más personal, una Enfermería, ascensores, equipo de aspiración y oxígeno en las plantas de asistidos, mejoras en lavandería y cocina, zonas de esparcimiento, y mejoras en los comedores.

Alberto Panete, secretario del comité de empresa, añade que el anterior conselleiro de Benestar, José Manuel Rey Varela, visitó el centro y reconoció posteriormente en el Parlamento sus necesidades. "Prometió que antes de que acabara el año 2018 se iban a realiza mejoras de acondicionamiento en la cuarta planta. No se ha hecho nada", denuncia Panete.

"Comprendemos que todo esto no se puede hacer en un día, ni en cinco, pero lo que vemos es que no hay siquiera la voluntad de sentarnos en una mesa para exponer las necesidades", apunta Francisco Núñez.

Los trabajadores piden "que nos reciban, que nos escuchen, que se haga una valoración del centro y se tomen las medidas necesarias sobre todo por la dignidad asistencia de las personas que viven aquí", como indica Alberto Panete. "Este centro quisieron transformarlo con calzador en un centro para tanto para asistidos como para los que no, y no reúne las condiciones", destaca Uxío Zabala, quien subraya el problema de "la falta de personal".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


FaroEduca