03 de enero de 2019
03.01.2019

Alba García: "No imagino mi vida fuera de la Guardia Civil. Es mi sueño y no voy a renunciar"

"Quiero servir a la ciudadanía y creo que es el cuerpo desde el que mejor lo puedo hacer"

03.01.2019 | 01:45
Alba García posa en el puente de A Barca. // Rafa Vázquez

Hija de un cabo primero de la Guardia Civil, nieta, sobrina y hermana de militares, Alba García tuvo claro desde muy pequeña que su vocación era servir y ayudar a la ciudadanía, pero no desde cualquier frente. Esta pontevedresa, que el pasado mes de octubre cumplió 18 años, lleva toda su vida preparándose para ingresar en la Guardia Civil, que hace unos días rechazaba su recurso y reiteraba que su celiaquía la imposibilita para ser agente.

–¿Estaba preparada para esa resolución?
–La verdad es que no. Confiaba en que atendieran el recurso, sobre todo porque hace muy poco anunciaron que darían facilidades a los celíacos para poder ingresar en la Guardia Civil.

–¿Ha superado ya la decepción por ese rechazo?
–No. No creo que se me pase pronto ese dolor. Llevo toda mi vida preparándome para ser guardia civil. Eso es lo que quiero. Y es muy injusto que me rechacen solo porque tengo que hacer una dieta, la misma que hacen muchos agentes que están en activo.

–¿Se ha planteado ingresar en otro cuerpo en caso de no conseguir un cambio de criterio en la Guardia Civil?
–No. Siempre lo tuve clarísimo. No quiero hacer otra cosa en la vida que ser agente de la Guardia Civil y no voy a parar hasta conseguirlo. Ese es mi sueño y no voy a renunciar. Voy a llegar hasta el final para conseguirlo. No imagino mi futuro fuera de la Guardia Civil.

–Su abogado anunciaba hace unos días que presentará un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. ¿Qué pasará si lo desestiman?
–Seguiré el procedimiento judicial hasta el último eslabón. Quedaría todavía el Supremo, pero confío en que este paso sea el definitivo porque no hay ninguna razón para que me rechacen. Las bases no hablan de la celiaquía como enfermedad excluyente y solo es necesario que tengan en cuenta mis informes médicos para comprobar que soy asintomática y que estoy perfectamente de salud.

–¿Cómo detectó el Tribunal su celiaquía?
–Lo puse yo en un test. Si no lo hubiera hecho no se habrían enterado y estaría dentro.

–¿Se arrepiente de haberlo hecho?
–En absoluto. Soy celiaca, me lo detectaron a los 4 años, empecé a hacer una dieta y eso no supone absolutamente nada en mi vida. No tengo porque ocultarlo, al contrario. Y las bases de acceso no hacen ninguna referencia a esto. Soy así, celíaca y honesta. Creo que ellos se equivocaron y confío en que ese error se corrija. Pero en realidad no lo pensé: lo soy y lo puse.

–Junto al recurso contencioso administrativo que presentarán contra la resolución del Ministerio de Defensa, adjuntarán un informe de la Clínica Médica Forense de Madrid.
–Lo haremos porque el Tribunal obvió los informes médicos que adjuntamos. Los que pretendemos demostrar es que soy una adulta sana, sin nada que me impida estudiar, formarme, competir a alto nivel, entrenar y por tanto desarrollar una vida en igualdad de condiciones que cualquier otra persona. Me están discriminando simplemente por necesitar una dieta específica.

–Sus padres la acompañaron en todo este proceso de reclamación. ¿Cómo lo están viviendo ellos?
–Están incondicionalmente a mi lado porque saben lo importante que esto es para mí. Ellos lo viven exactamente igual que yo, con mucha impotencia y mucha rabia. Ellos vivieron conmigo todo el proceso de formación y me acompañaron a todas las pruebas en Madrid.

–¿Fueron duras?
–Mucho. En un mes tuvimos que desplazarnos cinco veces a Madrid. Hacíamos una prueba y veíamos como muchos compañeros se quedaban en el intento y a los que pasábamos nos daban fecha para la nueva prueba en cuestión de días, pero nosotros volvíamos a Pontevedra porque nuestra vida está aquí.

–¿Por eso su madre insiste en que se respeten los resultados de las pruebas que ya superó?
–Claro. Sabe lo duro que ha sido no solo para mí sino para toda mi familia tanto la preparación en sí como el proceso de selección y sería muy injusto que tuviese que repetirlo todo. Es que no hay ninguna razón para hacerlo. Se convocaban 65 plazas de ingreso para la Guardia Civil. De haberme aceptado me hubiese quedado en el puesto número 40. ¿Es mucho pedir que respeten ese resultado?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


FaroEduca