08 de diciembre de 2018
08.12.2018

El Concello humanizará la plaza de la iglesia de Raxó y su entorno

-El proyecto espera el visto bueno de Patrimonio para licitarse - También se empedrará la calle Lameiriña en el casco urbano

08.12.2018 | 03:48
La plaza de la iglesia de San Gregorio en Raxó. // Gustavo Santos

El Concello quiere darle una renovación de cara a Raxó y espera el visto bueno de Patrimonio para poner en marcha el proyecto de humanización con el que se pondrá en valor el entorno de la iglesia de San Gregorio, que se sumará a las recientes obras realizadas por el párroco con mejoras en el templo y en el anexo. Más avanzada está la reforma de la calle Lameiriña, también en la parroquia, donde está pendiente la licitación de las actuaciones por la que se empedrará el pavimento.

Según destacaba la teniente de alcalde, Chelo Besada, las dos actuaciones se moverán en la misma línea que la obra de humanización de Tarrío y en la que se espera que se ponga en marcha en Seara. De este modo, en Lameiriña se sustituirá el asfalto, que según Besada "se encuentra muy degradado, a pesar de que los servicios están en buen estado".

La obra supondrá una inversión de unos 200.000 euros y se sustituirá la capa de rodadura por un empedrado de piedra lisa. "Es una calle estrecha por la que seguirán pasando vehículos y peatones, pero con esta actuación se va a poner en valor el entorno tradicional y va a dar mayor sensación de amplitud", señalaba Besada. De esta forma, se espera que gane en presencia una calle que circula en paralelo a la avenida de A Toxa, la entrada a Raxó desde Samieira a través de la PO-308.

Por otro lado, se espera que en las próximas fechas Patrimonio autorice el proyecto de humanización del entorno de la iglesia de San Gregorio de Raxó. Besada destacaba la importancia de esta actuación para la puesta en valor del entorno, una obra que conllevará además la bajada de las líneas eléctricas, que pasarán a ir soterradas.

El proyecto contempla una gran plaza que tendrá como ejes protagonistas el cruceiro y la entrada de la iglesia. Contempla una zona ajardinada aunque buena parte de la superficie más alejada a la entrada de la iglesia se cubrirá con hormigón semipulido con acabado rayado, que se alternará con franjas de losa de granito a modo de radios que convergerán en un círculo que rodeará el cruceiro. Entre el cruceiro y la entrada de la iglesia habrá una parte con adoquín de granito con acabado aserrado previo a la zona ajardinada.

Reformas en la iglesia

La mejora del entorno se complementará con las actuaciones que se hicieron recientemente en la iglesia, con mejoras en el templo, pero también con la puesta a punto del edificio contiguo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores