16 de septiembre de 2018
16.09.2018

La regularización catastral afecta ya a más de 280 vecinos en los dos primeros meses de notificaciones

El Concello amplía la actividad de su oficina de asesoramiento a los propietarios, que han formulado unas ochenta reclamaciones

16.09.2018 | 03:36
Vecinos en la oficina de asesoramiento. // Rafa Vázquez

El Concello mantendrá abierta hasta finales de octubre la oficina de atención vecinal para presentar alegaciones a la regularización que la Dirección General del Catastro del Ministerio de Hacienda lleva acabo desde hace meses en las construcciones auxiliares del rural (galpones, garajes o piscinas, por ejemplo, pero no hórreos), que hasta ahora no estaban sujetas a este régimen.

La decisión municipal de ampliar el plazo se debe a que el Catastro está demorando, más del previsto la notificación de estos procedimientos de regularización catastral, por lo que, cuando menos, se mantendrá abierto hasta finales de octubre.

Desde su puesta en funcionamiento, la Oficina de ayuda al ciudadano atendió a 289 personas (desde el 17 de julio al 4 de septiembre) con un promedio de atención diaria de quince personas. Además, la mayor parte de las personas acuden con varias notificaciones, por lo que el trabajo se multiplica. Hasta el momento esta oficina ayudó a presentar 82 alegaciones.

Cita previa

El Concello recuerda que para que los vecinos puedan ser atendidos habrá que solicitar cita previa en el correo electrónico ibipontevedra@laya.es o bien llamando al teléfono 986 2373 57.

La oficina está en el Pazo da Cultura, atiende los lunes, martes y viernes, y el horario de apertura es de 08.30 a 14.00 horas, pero solo se da cita hasta las 13.00 horas para poder atender las personas de última hora.

Desde el Concello se reitera a los interesados que, primero, soliciten toda la información en el Catastro, y se consideran oportuno alegar, entonces pueden dirigirse a esta oficina municipal para solicitar asesoramiento y ayudar a presentar los recursos a la liquidación que les presente Hacienda.

La Dirección General del Catastro cobra una tasa de 60 euros por la revisión de cada una de las parcelas rurales (si un propietario tiene dos, por ejemplo, pagará 120 euros, y así sucesivamente, a lo que habrá que añadir la cuantía correspondiente a dar de alta esas propiedades auxiliares en el padrón del IBI (en algunos casos, incluso, con recargo al aplicar la revisión retroactivamente).

El Ministerio de Hacienda, a través de la Dirección General del Catastro, inició esta revisión en el rural de Galicia hace cinco años, a raíz de modificar la legislación e incluir en el padrón todas las construcciones auxiliares del rural, excepto los hórreos. El Concello de Pontevedra rechaza esta regularización "porque supone ir contra la estructura tradicional del rural gallego" de ahí que se optara por la contratación de una empresa especializada (Laya, experta en la gestión catastral) para ayudar a los pontevedreses a presentar reclamaciones a esta revisión, una vez que se tuvo conocimiento de que llegaban las primeras cartas a los domicilios de los vecinos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook