18 de julio de 2018
18.07.2018

Barro contrata la obra de su primera piscina municipal, en Perdecanai, por 294.000 euros

Constructora e Ingeniería Messi S.A presentó la oferta seleccionada entre las nueve empresas aspirantes y el recinto contará con un vaso para adultos y otro de niños

18.07.2018 | 03:21
Terrenos donde se ejecutará el complejo. // Faro

Nueve empresas se presentaron al concurso para la ejecución de la piscina municipal del Concello de Barro. Finalmente el proyecto fue adjudicado a la empresa Constructora e Ingeniería Messi S.A. que presentó la mejor oferta. El proyecto estaba presupuestado en 358.488,72 euros y la empresa adjudicataria presentó una oferta por un valor de 293.960,75 euros, según informó ayer el gobierno local.

Las obras consisten en la urbanización de la parcela, con construcción de muros de contención, un edificio de servicios de ciento ochenta metros cuadrados y un cuarto de instalaciones de cuarenta y dos metros, además de las propias piscinas.

La piscina infantil tendrá unas dimensiones de seis por ocho metros. La de adultos tendrá unas dimensiones de veinticinco por diez, y contará con una rampa lateral de acceso al agua para hacerla totalmente accesible.

El plazo de ejecución es de cinco meses, y en cuanto estén terminadas Barro contará con un nuevo equipamiento del que carecía para uso y disfrute de todos los vecinos en los meses de verano, según destaca el Concello.

Esta obra está financiada con cargo al plan de reequilibrio de la Diputación de Pontevedra para inversiones en dotaciones singulares.

La parcela que acogerá a la piscina estará en Outeiro, en la parroquia de Perdecanai. El solar elegido de una forma sensiblemente rectangular, y no tiene desniveles, mientras que cuenta con los accesos desde la acera.

El proyecto destaca que dada la orografía del terreno, sensiblemente plana, las piscinas quedarán totalmente integradas en el terreno de la parcela, y la edificación de los servicios en planta baja se ubicarán en un lateral de la parcela. Además, se ha tenido en cuenta en la implantación de las piscinas y la edificación de servicios la opción de utilizar prácticamente un tercio de la parcela para futuras construcciones o anexos en el recinto.

Dentro de una parcela municipal de 6.516 metros cuadrados, se pretende no solo la instalación de las piscinas, sino también la urbanización exterior del solar, consistente en su encerramiento. Para este cierre "es necesario ejecutar muros de contención en cachote de piedra, y un remate a base de perpiaño y una estructura tipo Hércules similar de metro y medio".

Por último, se aclaró que para el correcto funcionamiento de todas las instalaciones la maquinaria de mantenimiento (bombas, filtros...) estarán por debajo del nivel de la marca del suelo, dado que así funcionará por gravedad y las instalaciones serán más económicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook