29 de junio de 2018
29.06.2018

Ekai Lersundi, el último samurai

El adolescente quería ser la última persona que sufriera discriminación por su género

29.06.2018 | 04:18
Elaxar Lersundi (centro) recibiendo el cariño de los vecinos de Sanxenxo. // Gustavo Santos

El 16 de febrero de este año, Ekai Lersundi decidió poner fin a su vida. Tenía 16 años y ansiaba una terapia hormonal que los protocolos médicos ralentizaron. Ayer, su padre Elaxar, participó en un acto en el Concello de Sanxenxo con motivo del Día del Orgullo LGTBI+ en el que aprovechó para reivindicar un mundo más tolerante y para pedir más empatía y respeto hacia las personas que, "por culpa de una sociedad no homófoba, sino "sexófoba", sufren y ven como única salida el suicidio".

La familia Lersundi pasó los últimos 25 veranos en Portonovo, por lo que su vinculación con el municipio es muy fuerte, lo sienten como su segunda casa.

"Ekai era introvertido, pero un genio escribiendo, y dejó escrito que quería ser el último que caía por este motivo", dijo visiblemente emocionado Elaxar Lersundi, que insistió en que ni él ni su mujer, Ana, van a dejar de luchar porque ya no tienen nada que perder, porque el golpe más duro que les podía dar la vida ya se lo ha dado al perder a su hijo. "Estoy aquí para darle voz a él y a todos los que sufren. Él pedía y luchaba por ser el último que sufriese por esto, por eso yo lo llamo el último samurai".

Elexar aprovechó el acto, en el que estuvo acompañado por la concejala de Servicios Sociais e Igualdade de Sanxenxo, Silvia Freire, para reivindicar "una ley trans estatal con el apoyo de todos los partidos políticos del Congreso y del Senado. No veo colores ni siglas en esto, tenemos que estar todos unidos" y también pidió "la igualdad en todos los ámbitos de todas las personas para conseguir, entre todos, un país más tolerante".

El padre de Ekai es consciente de que "aún queda mucho trabajo por hacer", por eso pidió que "todos aportemos nuestro granito de arena", en las escuelas, en el trabajo, en el entorno familiar, y ofreció su ayuda a todo aquel que lo necesite. "No me avergüenzo de Ekai ni de que se haya suicidado. Soy cabezota y cabezón y voy a luchar por lo que Ekai quería y por todos los que vienen detrás. La política tiene que avanzar. No es tan difícil hacer las cosas bien", afirmó Elexar, que también quiso destacar lo complicado que es ser transgénero en la adolescencia, por eso los jóvenes necesitan apoyo y ayuda para ser, sencillamente, felices.

El padre de Ekai no pudo contener las lágrimas y se vio obligado a retirarse unos minutos después de finalizar su manifiesto. Tras recibir el cariño de su mujer, más calmados los dos, recibieron el cariño y el apoyo de los vecinos de Sanxenxo que se acercaron al Concello para acompañarlos en un momento muy difícil de sus vidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


FaroEduca