01 de septiembre de 2017
01.09.2017

El negocio en la vuelta al cole

Las librerías lamentan la bajada en la venta de libros de texto y los padres reclaman otros métodos educativos

01.09.2017 | 05:24
Un joven con material para el instituto en una librería. // G. S.

Las estadísticas alumbran cada final de verano una de las cifras más temidas por los padres de Pontevedra y todo el país: la del coste del regreso de sus hijos a las aulas. El gasto en material escolar es una de las principales inversiones del año y la compra de libros de texto una de las partidas más abultadas. Los programas de bancos de libros y la aparición del libro digital han abierto una importante brecha en los ingresos de las librerías locales, que afrontan el "declive" de estas ventas, mientras las asociaciones de padres empiezan a empujar por una innovación educativa que se adapte a los nuevos tiempos.

Septiembre es el mes de la explosión de venta de los libros de texto, cuando los padres rezagados incrementan la presión sobre las librerías para tener todo listo en el inicio del curso escolar. Lo reconocen los propio libreros de Pontevedra que, sin embargo, asisten al "declive" de esta unidad de negocio, golpeada en los últimos años por la crisis y la aparición de los bancos de libros y las ediciones digitales. Ante unos comerciantes que ven palidecer el negocio, la FANPA apuesta por acabar con los libros innecesarios definitivamente.

"La venta está muy baja. Al estar implantada la gratuidad, el libro de texto ha ido a menos. Se venden pocos ejemplares, lo que se venden son los fungibles: los cuadernos de ejercicios, tanto de inglés como de plástica. Pero el libro de texto en sí, excepto en primero y segundo de Primaria" no se vende, explica Antonio, responsable de la Librería Clip, situada en el interior de las Galerías de la calle Oliva.

Con la gratuidad se refiere Antonio a la creación de los bancos de libros, el sistema por el cual cada centro crea un fondo de materiales que pasan de unos niños a otros durante algunos años, alargando la vida de los ejemplares y retrasando la compra de otros nuevos. El sistema opera en Galicia para toda la educación obligatoria, salvo en primero y segundo de Primaria y Educación Especial, desde este año, cuando la Xunta lo extendió también toda la ESO bajo el nombre de fondo solidario de libros.

Hay "un cambio brusco con respecto al año pasado en la venta", cuenta Miguel, gerente de D Lectum, en Rosalía de Castro. En su opinión, al efecto del fondo solidario se añade el impulso que la Xunta le ha dado al libro de texto digital a través del Proxecto Abalar, una plataforma digital que cambia el libro tradicional por el ordenador. Este curso formarán parte de la red Abalar 16 centros de un municipio, Pontevedra, que tiene algo más de medio centenar de centros educativos según los datos de la Consellería de Educación.

"Galicia es una de las comunidades punteras en la implantación del libro digital", insiste Miguel. El nuevo modelo de la Xunta parece no tener vuelta atrás. "Este año solo tienen cheque (para libros) primero y segundo de Primaria", aùnta Érika, de Librería Nobel. Con el cheque, el gobierno autonómico da a los padres una subvención con la que hacen frente a parte del pago. Estas ayudas solo se mantienen para los primeros cursos porque en ellos se emplean cuadernillos de un solo uso en los que los niños pintan o escriben. "Las ayudas con cheques nos daban de comer a todos, movíamos un poco más la librería; pero así no", dice Antonio de Clip.

La apuesta de la FANPA

El negocio cae para las librerías, a pesar de que la Asociación Nacional de Editores de Libros de Esnseñanza (ANELE) presenta en su último informe, correspondiente a 2015, una facturación un 10,9% superior a la del año anterior. Los representantes de los padres creen que los nuevos formatos electrónicos, que tampoco son del gusto de las librerías por su escaso margen de beneficio, se están desarrollando para mantener el mercado sin tener en cuenta otros aspectos.

"El libro electrónico sigue siendo un remiendo de las editoriales para mantener un formato estanco, estático. Crear contenidos propios es tener formatos abiertos, que se puedan editar, en los que el profesor pueda añadir o quitar contenidos, adaptarlos a medios o formas de presentación. No se trata de meter el mismo gráfico del libro de texto en un formato digital", afirma Rogelio Carballo, presidente de la Federación Provincial de ANPA de Centros Públicos.

Carballo señala que los libros de texto "son una herramienta anticuada. Solo hay que ver lo que está pasando con los alumnos de Secundaria y Bachillerato. En el momento que tienen dudas, acuden a youtube, donde hay un montón de profesionales que están desarrollando contenidos académicos que les resultan mucho más fáciles de comprender".

Adaptarse al siglo XXI, a los recursos que este ofrece, es la principal razón que esgrime Carballo para pedir que los centros apuesten por profesores que desarrollen materiales propios y que la Xunta explore e incentive vías verdaderamente innovadoras, más alla de la red Abalar o del formato electrónico. "Los grupos más innovadores en educación, que están relegando el libro de texto a un papel mucho más marginal, son muy estimulantes. Lo que pasa es que para eso hace falta compromiso".

El acutal sistema de banco de libros tampoco supone la gratuidad. "Es cierto que está funcionando y los colegios tienen la obligación de asegurar cierto nivel de cobertura dependiendo del nivel de renta de las familias; pero el gasto de libros sigue estando ahí. Las familias pueden estar gastando menos, pero a cambio lo gastamos a través de impuestos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Calendario laboral y escolar 2018/2019

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2018/2019 .