16 de agosto de 2017
16.08.2017

El proyecto del puente de A Barca está en su fase final y a la espera de la valoración técnica

Pontevedra recuerda que se debería tratar como un vial de conexión de zonas urbanas y no como una carretera "para despachar tráfico" -Poio señala que el invierno "está ahí"

16.08.2017 | 02:00
Peatones pasan por una de las zonas del puente en las que faltan planchas de la marquesina. // Gustavo Santos

El proyecto de reparación del puente de A Barca, el nexo peatonal de unión entre los concellos de Pontevedra y Poio, se encuentra en la fase final de su redacción. Así lo asegura la Consellería de Infraestruturas e Vivenda, que añade que una vez que sea entregado deberá ser supervisado por los técnicos de la Axencia Galega de Infraestruturas (AXI). Se trata de unos trabajos que hace tiempo demandan los municipios afectados, que, aunque reconocen que la estructura del puente se encuentra en buen estado, la cubierta ha cumplido con creces sus años de vida.

Hace ya seis meses que la Xunta realizó una inspección del puente utilizando drones, que sobrevolaron la cubierta después de que durante el pasado inviernos varias planchas volasen durante los temporales y otras tuvieran que ser retiradas por la seguridad del tráfico tanto de peatones como de vehículos. Los drones tomaron imágenes en distintos viajes centrándose especialmente en las fijaciones de la estructura de madera que da soporte a la marquesina.

La Axencia Galega de Infraestruturas aseguró, dos meses después, que no se habían detectado "defectos estructurales" ni en el conjunto del puente ni en la marquesina que desde hace 25 años cubre las aceras. Eso sí, la AXI admitió que se deben acometer mejoras que se conocerán a través del proyecto "Actuacións de reparación na Ponte da Barca (PO-531)", que todavía no se ha hecho público y que se encuentra en la fase final de redacción.

La inspección se llevó a cabo después de que los Bomberos de Pontevedra y este concello alertasen del mal estado de algunos de los elementos. La Xunta negó que la estructura del puente peligre, pero desde Pontevedra se duda de que pueda soportar más peso. De hecho, hace años que se prohibió el paso de camiones pesados por el viaducto.

25 años de marquesina

El empeño de los concellos de Pontevedra y Poio es que los trabajos en el puente de A Barca se lleven a cabo antes del inicio del invierno, para evitar males mayores, ya que la construcción pasa por encima de la AP-9, en la orilla de Poio, y por la Avenida de Uruguay, en el de Pontevedra.

César Mosquera, concelleiro de Infaestruturas en Pontevedra destaca que la estructura de madera lleva ya un cuarto de siglo y ha llegado a su límite, al estar a la intemperie. "Hay que hacer algo, eso está claro", asegura, para reconocer que "nosotros no podemos actuar en el puente, pero incluso hace años le propusimos a la Xunta realizar nosotros esa actuación si era necesario y se trataba de una cuestión de fondos".

"El puente de A Barca es una conexión entre dos zonas urbanas, la de Pontevedra y la de Poio y debería ser un vial de unión urbana, no una carretera para despachar tráfico", se lamenta.

La idea del Concello de Pontevedra pasa por habilitar un solo carril de circulación para tráfico rodado con ampliación de las aceras para facilitar el tránsito de personas entre ambas orillas. "Lo que no puede ser es que dos sillas de ruedas o de bebé se crucen en el puente y no puedan pasar", critica Mosquera, que considera que el modelo elegido hace 25 años con una minivalla entre las aceras y la calzada fue una mala opción.

"Nuestro planteamiento es conocido sobradamente, pero tenemos las manos atadas y no podemos hacer nada, aunque seguiremos intentando aprovechar la oportunidad para convertir el puente en un puente urbano", subrayó.

Mosquera reconoce que el aspecto que más preocupa al gobierno local es que los peatones y las bicicletas puedan circular seguros y no tanto qué dirección llevaría el único carril para vehículos. "El tráfico urbano es bastante indiferente, lo único que necesita es un lugar por el que ir. Ahora que tenemos el puente de As Correntes y el de la autopista, hay alternativas como para no meterse en la calle A Barca de Poio. Al tráfico hay que tenerlo en cuenta, pero no es la prioridad principal", explica.

Sin comunicado oficial

Por su parte, el alcalde de Poio, Luciano Sobral, reconoce que no ha recibido todavía ningún comunicado oficial de la Xunta sobre el proyecto.

"Si no se toma ninguna decisión al respecto... el invierno está ahí, encima", advierte.

El nacionalista dice que la marquesina "está cada día que pasa peor". "Se ve bien desde el campo de A Barca, que muchos de los pilares están carcomidos", informa.

También desde el Concello de Poio lamentan que la competencia es exclusiva de la Xunta.

Sobral se muestra especialmente preocupado porque el puente linda con una zona de ocio habilitada como parque y campo de fútbol, así como con la autopista. "Una simple uralita que vuele del puente y se caiga, por ejemplo, a la autopista, puede provocar un grave problema", alerta.

Sobral niega que ambos concellos hayan mantenido conversaciones sobre el posible proyecto de rehabilitación del puente y señala que se encuentran a la espera de la decisión de la Xunta.

"Esta es la única vez en la que no se repusieron las partes de la cubierta que volaron. Los pilares de madera nunca se tocaron. Son los primitivos y soportan mucha humedad. Que yo recuerde, nunca se trataron. Sería prudente arreglaron antes de que comience el invierno y si no retirarlas por seguridad", propone el alcalde de Poio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
selectividad 2018 Galicia

Toda la información sobre la selectividad

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias


Calendario laboral y escolar 2018/2019

Calendario laboral 2018 en Galicia

Calendario Laboral 2018 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2018/2019 .