08 de septiembre de 2014
08.09.2014

Campo Lameiro no quiere nuevo cura

El padre Ripoll ofició su última misa en sus cinco parroquias ante su traslado a Betanzos y sus feligreses ya piensan en asistir a su primera ceremonia en su nuevo destino

08.09.2014 | 00:39

La de ayer no fue una misa de domingo cualquiera en las parroquias de San Miguel, Muimenta, Couso, Fragas y Murillas, en Campo Lameiro. Era un secreto a voces: después de once años de labor pastoral de José María Ripoll en el municipio, el cura se despedía de una parroquia que años atrás llegó a juntar 2.600 firmas, en un municipio que apenas superan los 3.000 habitantes, para que no fuese trasladado a otra congregación. Se va para Betanzos, próximo al hogar paterno en A Coruña, pero deja cinco parroquias sin sustituto, a falta de quince días para el inicio de las fiestas patronales.

Más de 120 feligreses atendieron ayer al último oficio religioso de su párroco, José María Ripoll. Después de once años como encargado de cinco parroquias de Campo Lameiro, el sacerdote había calado entre la gente gracias a su simpatía y su sentido del humor. Tras sus últimas palabras en la iglesia de San Miguel, hubo emotivas despedidas e incluso lágrimas de pena. La respuesta fue inmediata y los parroquianos ya están organizando un viaje para ir a Betanzos el próximo fin de semana, para asistir al primer oficio de padre Ripoll en su nueva feligresía.

"Ya que aquí no tenemos cura ni sabremos cuando volveremos a tener misas, iremos allá a verlo, no valla a ser que allí no tenga feligreses", comentaba Marisa Sanmartín a la salida de la ceremonia religiosa de ayer. Ella, como otros tantos, mostraban ayer su disconformidad con la decisión del traslado de Ripoll. "No queremos a otro párroco en su lugar, lo queremos a él, cumple con sus obligaciones en todas las parroquias y trata a sus feligreses con respeto e igualdad", comenta Marisa, al tiempo que anunciaba la posibilidad de volver a realizar una recogida de firmas, para evitar su traslado.

Recuerda otro feligrés, Manuel González, que hace unos siete años ya realizaron una recogida de firmas para evitar el traslado del padre Ripoll. "Reunimos 2.600 peticiones en todo Campo Lameiro, porque entonces nos parecía injusto que lo obligaran a irse de sus parroquias", explicaba. Según Manuel, esta vez, el traslado "los pilló más desprevenidos", pero sobre todo "respetarán" la decisión final que tome el sacerdote.

También está el caso de Pablo. Con cuatro años, recién llegado Ripoll a la parroquia, empezó a servir como ayudante del sacristán. "Como él empecé hace once años y ahora solo tengo catorce", explicaba. Reconoce que lo echará de menos, pero que "espera servir al siguiente sacerdote".

"Por ahora no sabemos quien viene, habrá un aniversario de un fallecimiento el próximo jueves, oficiado por padre Ripoll, pero luego no habrá más ceremonias hasta nuevo aviso", comenta el sacristán, quien apunta a que tendrán que avisar al vicario en casos de funerales. También hay nerviosismo, ya que el 27, 28 y 29 de este mes se celebra San Miguel, patrón del municipio, sin un cura que oficie la ceremonia religiosa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


FaroEduca