17 de diciembre de 2013
17.12.2013

Cultura certifica que los documentos base de la teoría del Colón gallego son "auténticos"

El legado documental de García de la Riega regresa a Poio tras ser sometido a un tratamiento de conservación - La manipulación de los papeles fue para "avivar" la legibilidad de los textos, pero no tenían "afán de engaño"

17.12.2013 | 07:59

El Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPC), hizo entrega ayer, oficialmente, a la Asociación Cristóbal Colón Galego de los documentos pertenecientes al legado de Celso García de la Riega, tras haber concluido el amplio estudio al que fueron sometidos y un tratamiento de restauración que permitirá detener el proceso de degradación del papel.

La entrega tuvo lugar en un acto protocolario en la propia sede del Instituto, en Madrid; en la que participaron los responsables de la institución, personal de todas las áreas que han participado en la investigación, miembros de la Asociación Cristóbal Colón Galego y responsables de la Policía Científica, que participaron en la fase final de las indagaciones realizadas.

Los documentos serán depositados en la Casa-Museo de Colón, en Porto Santo, que depende del Concello de Poio para lo cual han sido sometidos a un proceso técnico de conservación, sin alterar su estado original.

Esta intervención permitirá que los citados documentos puedan exhibirse, en todo su esplendor, en los actos programados para conmemorar el Centenario del fallecimiento de Celso García de la Riega y el 120 aniversario de la teoría del origen gallego de Cristóbal Colón.

La subdirección general del Instituto del Patrimonio Cultural de España -una institución adscrita al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte- decidió admitir a trámite, el pasado mes de abril, el estudio de los documentos depositados por los descendientes del historiador y político gallego García de la Riega en la Casa Museo de Colón en Porto Santo (Poio). Esta prueba "documental" es uno de los pilares que sustentan la teoría del origen gallego del navegante, junto la lengua usada por el navegante y las similitudes y gran cantidad de topónimos locales utilizados para bautizar nuevos lugares en el Nuevo Mundo.

Autenticidad

Estos documentos, sin abrir, forman parte de un legado que permaneció en la familia durante 98 años tras la muerte del iniciador de la teoría del origen gallego de Cristóbal Colón.

A falta de conocer en detalle las conclusiones que en un breve resumen, fueron expuestas ayer por cada uno de los responsables en su área, los técnicos del Instituto de Patrimonio Cultural de España, se ratifican en "la autenticidad de los documentos" utilizados para iniciar la teoría del origen gallego de Cristóbal Colón y "en la existencia en los mismos del apellido Colón, antes de ser avivados" presumiblemente para realzarlos en las fotos de su publicación posterior "y no con afán de engaño".

Esa mala interpretación que se le dio en el primer cuarto del siglo XX, llevó al historiador Celso García de la Riega a caer en descrédito, y su teoría gallega a no ser tenida en cuenta oficialmente; aunque nunca fue olvidada por sus seguidores.

Durante el acto celebrado ayer, además de la exposición pública de los estudios concluidos, se le hizo entrega a la Asociación Cristóbal Colón Galego, de un amplio dossier con el contenido de los mismos, los propios documentos objetos del estudio, y la documentación que certifica el paso que se acaba de dar.

Papel y tinta

Parte de los estudios, ya habían sido presentados en Pontevedra, por la jefa del área de Patrimonio de la institución, Carmen Hidalgo Brinquis, que -ya en su día- había explicado que "el papel de los documentos data del siglo XV, con filigrana, marca de agua, de la época. También las tintas se corresponden con las empleadas en la época y mediante fotografías se comprobó que los papeles no fueron: raspados ni tachados, con intención de engañar, es decir, no había intención dolosa por parte de García de la Riega".

La experta Carmen Hidalgo Brinquis subrayaba ya en Pontevedra que García De la Riega "avivó exclusivamente los documentos, una intervención frecuente en la época, para dar mayor legilibilidad a las letras, pero en modo alguno modificó el contenido original"·

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook