20 de octubre de 2013
20.10.2013
SANXENXO

El polígono fantasma

El parque empresarial de Nantes, sin servicios ni empresas, continúa vacío tras años de trámites y obras inacabadas, mientras el abandono y los robos agravan su deterioro

20.10.2013 | 11:00

Es una amplia extensión de 650.000 metros cuadrados que tenía el objetivo de convertirse en el mayor polígono empresarial de O Salnés. Comenzó a gestarse en 2003, cuando los propietarios de los terrenos originales se unieron para promover el parque industrial de Nantes, pero una década después, el recinto, ya urbanizado, es un polígono fantasma y los pocos empresarios que llegaron a instalarse no ocultan sus desesperación. Robos continuos, divergencias entre la junta rectora y el Concello, obras inacabadas y carencia de servicios lastran el que pretendía ser el motor empresarial de Sanxenxo.

Tiene capacidad para más de 200 empresas pero solo hay dos instaladas y para ello han tenido que suministrarse de agua mediante pozos propios y obtener la energía eléctrica de generadores y de conexiones externas. Y es que el polígono de Nantes, previsto en el PXOM de Sanxenxo y de iniciativa privada, por carecer, carece hasta de iluminación. El abandono y la falta de vigilancia del recinto lo han convertido en campo abonado para los robos, los actos vandálicos y las gamberradas, cuyos efectos son evidentes a simple vista. Todo ello, sin contar que la vegetación, que crece sin control.

Esta situación, agravada por las discrepancias entre la junta rectora del parque y el Concello, que no acaba de recepcionar las obras, aumenta la desesperación de los propietarios. Portavoces de este colectivo se declaran "hartos" de esta situación y reclaman un posible revelo en la junta gestora que acabe con las discrepancias para "ir de la mano con el Concello" . Creen que de este modo saldría adelante un proyecto "para el que hay empresas interesadas", según aseguran, "pero que no se instalan por esta inseguridad y porque el polígono carece de servicios básicos".

De hecho, en 2008 el Concello había recibido una veintena de peticiones de licencia de actividad u obra, pero en la actualidad solo hay dos empresas en funcionamiento (que ocupan unos 4.500 metros cuadrados) y algún "esqueleto" de naves paralizadas, al margen de que algunas parcelas ya han sido objetos de embargos.

Para complicar aún más el asunto, la constructora que urbanizó el polígono, Gesai, que también es propietaria de parte de los terrenos, entró en crisis y en concurso de acreedores hace unos años. El Concello se incautó en su día del aval de 2,5 millones de euros, con los que ha realizado algunas actuaciones, sobre todo en materia eléctrica de y alumbrado.

Pero el conflicto sigue enquistado y al menos media docena de propietarios reclaman una solución inmediata que, según sus explicaciones, pasaría por la disolución de la junta rectora y "luchar por los intereses del polígono".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores