11 de agosto de 2012
11.08.2012
COMARCAS

El gran nudo de comunicaciones de Curro está desde hoy completamente operativo

El ramal, que permite los movimientos directos entre la autovía do Salnés y la nueva glorieta y la PO-531, es el último en entrar en servicio

11.08.2012 | 08:40

La apertura del ramal que permite los movimientos de tráfico directos entre la autovía do Salnés, la nueva glorieta y la carretera PO-531, a partir de esta mañana permite completar la total puesta en servicio del macronudo de comunicaciones de Curro, del que en un futuro saldrá también una autovía hacia Vilagarcía.
Este nuevo ramal beneficio especialmente a los vehículos procedentes de Pontevedra hacia la autovía do Salnés y viceversa, que podrán emplear viales directos sin necesidad de circular por la rotonda elevada.
Fuentes de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras indicaron que "de este modo se ratifica un compromiso más del actual Gobierno de finalizar las obras en su totalidad en el año 2012, tal como había anunciado el conselleiro Agustín Hernández durante la presentación del proyecto".
Se trata de una infraestructura con varios niveles, que implicó una inversión de 39 millones de euros, y que conecta la autopista AP-9, la autovía do Salnés, y las futuras autovías Pontevedra-Vilagarcía (AG-47) y Pontevedra-Vigo (A-57). Se estima que por este nudo de comunicaciones circulará una intensidad media de 17.000 vehículos al día, y que superará los 25.000 vehículos/día en los meses estivales, por lo que el cálculo anual se estima en más de 6 millones de vehículos en un año.
Esta nueva infraestructura conecta el tráfico de la zona industrial de Pontevedra con las vías de alta capacidad, mejorando sustancialmente las comunicaciones viarias con la capital de la provincial ordenando y canalizando la elevada intensidad de tráfico que confluye en la red de alta capacidad, especialmente con la autovía do Salnés, y sacando del entramado urbano del núcleo de Curro el tráfico de entrada y salida del enlace.
La Consellería también recuerda que para la ejecución del nudo de Curro se tuvieron en cuenta las reivindicaciones vecinales, reduciéndose al mínimo el impacto sobre las áreas residenciales, y el trabajo realizado por la Axencia Galega de Infraestructuras para desbloquear la construcción del nudo de Curro y conseguir un diseño funcionar que responderá a las necesidades de la zona.
El enlace de Curro es un intercambiador de tráficos entre la autopista AP-9, la autovía do Salnés, la futura autovía de Vilagarcía, la futura A-57 y la red de carreteras de la zona (PO-531 Pontevedra-Vilagarcía, PO-300 Meis-Ribadumia-Cambados-Vilanova de Arousa, y los polígonos industriales que se desarrollan en los límites de los municipios de Barro y de Meis.
Tres niveles
El nudo de comunicaciones ha sido diseñado en tres niveles. El número uno da continuidad a la autovía do Salnés con la autopista AP-9, íntegramente en autovía, lo que mejora la solución anterior.
El nivel 2 está formado por una glorieta de 180 metros de diámetro que conecta la antigua carretera PO-531, que sirve a los polígonos, la PO-531 en dirección a Vilagarcía de Arousa, donde sale también la PO-300 hacia Cambados, y los ocho ramales que conectan a los troncos principales (niveles 1 y 3). El nivel 3 da continuidad a la PO-531 en dirección a Pontevedra con la futura autovía a Vilagarcía.
Además se habilitaron carriles para movimientos exteriores a la glorieta que conectan directamente la autopista con la futura autovía de Vilagarcía en ambos sentidos y la PO-531 Pontevedra-Vilagarcía con la autovía do Salnés en ambos sentidos. Este enlace supone una inversión de 39 millones de euros y la ejecución de nueve pasos inferiores, cuatro pasos superiores y dos glorietas.

La primera fase de la autovía a Vilagarcía aún está pendiente
La primera fase de la futura autovía que unirá Vilagarcía de Arousa con Pontevedra, desde el nudo de comunicaciones de Curro hasta el enlace de Costa fue adjudicada en febrero de 2011 a la UTE formada por FCC-COVSA por 13.212.957,96 euros y un plazo de ejecución de 21 meses, tal como indicaba la Sociedade Pública de Investimentos de Galicia SA, SPI.
Pero finalmente la crisis económica y las complicaciones de ejecución del macronudo de comunicaciones de Curro llevaron a retrasar la infraestructura, sin que por parte de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras se explicara la nueva planificación para hacer realidad esta autovía justificada por la alta densidad de tráfico en la carretera PO-531 entre Vilagarcía de Arousa y Pontevedra.
Esta primera fase de la autovía Curro-Baión (a Vilagarcía) discurre íntegramente por terrenos del término municipal de Meis y consta de un trazado de dos kilómetros con cuatro carriles, dos en cada sentido.

El proyecto para la segunda fase, paralizado
La redacción del proyecto técnico para la segunda fase de esta autovía, con una longitud de seis kilómetros, fue paralizada, por lo que el proceso de esta infraestructura de comunicación demandada por los vilagarcianos se retrasará aún más.
Este segundo tramo de la autovía resulta más complejo debido a que debe salvar el río Umia entre Santa María de Paradela (Meis) y Baión (Vilanova) mediante un nuevo viaducto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook