28 de febrero de 2011
28.02.2011

Una sencilla exquisitez

Numerosos aficionados a la buena gastronomía gallega disfrutan de una receta tradicional, el petote, que acompañó a un sabroso cocido de cacheira, patatas y verduras

28.02.2011 | 09:42
Una larga cola de comensales aguarda para recoger sus platos. // Noé Parga

En los meses más fríos la gastronomía gallega despliega toda su riqueza y energía: sabrosas carnes, masas a base de diferentes harinas y verduras que desafían al frío. Es lo que hicieron los numerosos participantes en la segunda edición de la Festa do Petote, una cita para degustar una sabrosa receta basadas en las harinas de maíz y centeno. Y además de disfrutar de la buena mesa, los "festeiros" pudieron participar en una ruta turística o escuchar música folk.

En los momentos más duros de la postguerra el petote sustituyó con elegancia a las patatas en el tradicional cocido. Es una masa de diferentes harinas que ayer acompañó a un extenso menú a base, entre otros ingredientes, de costilla, chorizo cebollero, verduras y cacheira, amén de los dulces que prolongaron la sobremesa.
La fiesta tuvo lugar en el pabellón de Carballedo y, horas antes del arranque de las degustaciones, los vecinos e invitados a la celebración pudieron disfrutar de otras actividades como una ruta turística en vehículos 4x4.
La visita se prolongó durante unas cuatro horas y no sólo facilitó que los asistentes disfrutasen de algunos de los paisajes más hermosos y menos conocidos de la zona de Cotobade sino que sirvió para "abrir boca" para las degustaciones.
La pregonera de esta segunda edición de la fiesta, Malores Villanueva Gesteira, fue momentos después la encargada de dar el pistoletazo de salida a la fiesta gastronómica, que en este 2011 alcanzó su segunda edición.
Viene a sumarse a otras dos fiestas (la del requesón de Corredoira y de la filloa de Valongo) que ensalzan el patrimonio gastronómico del interior de la comarca de Pontevedra.
En este caso se busca poner en valor el petote, tradicionalmente maridado en estas tierras de Cotobade con la cacheira. De hecho, se hierven en el mismo caldo de la carne para que incorpore gran parte de su sabor.
Y con el gusto, otro de los sentidos que tuvo ayer cabida en la Festa do Petote fue el oído. Así, los participantes en la celebración pudieron escuchar a la banda de Música de Tenorio y a los grupos "Os Trazantes", también de Tenorio, y "Foula", formada por los más jóvenes de Cotobade.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores