12 de septiembre de 2010
12.09.2010

Un busto de bronce evoca a Gonzalo Jar, un general que "amou a lingua galega"

La Irmandade Xurídica Galega homenajeó al que considera un baluarte de los derechos humanos

12.09.2010 | 02:08
La viuda descubre el busto en presencia del fiscal general del Estado, Conde Pumpido. // Noé Parga

"Non será moito que o meu fillo teña un busto?" Estas palabras pronunciadas por Carmen Couselo, la madre del fallecido general de la Guardia Civil Gonzalo Jar al saber que querían levantar un monumento en memoria de su hijo, fueron ayer recordadas por la emocionada viuda del homenajeado minutos después de descubrir el busto del general que desde ayer será una presencia permanente en la ciudad que le vio nacer y a donde regresó a descansar para siempre el pasado mes de diciembre.
Nació en Lérez, de lo que siempre presumió; habló y amó la lengua gallega –"inevitable" según sus propias palabras "por onde nacín e porque a falaban o meu pai e miña nai " – y se comprometió con la defensa de los derechos humanos desde los distintos puestos que ocupó en su intensa vida profesional.
Su trayectoria personal y su defensa de la identidad gallega, que nunca ocultó, suman méritos más que suficientes para que la Irmandade Xurídica Galega decidiese ayer rendirle un cálido homenaje, precedido de la inauguración del monumento que, construido en la Escola de Canteiros, que llenó de lágrimas los ojos de la familia de Gonzalo Jar. Allí estaban, no podían faltar, su viuda, Mariluz; sus hijas, Marta y Ana; su madre, Carmen y su hermano, José, que al igual que el fallecido es guardia civil.
Mariluz agradecía las muestras de afecto y el homenaje y declaraba que vivía sentimientos encontrados: "estoy contenta y orgullosa y al mismo tiempo muy emocionada".
En nombre de la Irmandade, Benito Montero, glosó la figura de "este galego de Lérez" que asumió con naturalidad su identidad gallega, lo que compatibilizó con su carrera de guardia civil y con su apuesta por la defensa de los derechos humanos lo que se tradujo en importantes aportaciones teóricas y prácticas a la justicia internacional.
Algunos de los presentes recordaban actuaciones más próximas, que dejaron constancia de su amor y preocupación por su ciudad natal. Bajo su mandato como máximo responsable de la Gerencia de Infraestructuras del Ministerio del Interior gestionó la construcción y puesta en marcha de la actual Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra.

Jueces y fiscales, policías y políticos se sumaron al acto
Numerosos y destacados miembros de la judicatura y de las Fuerzas de Seguridad, cargos institucionales y amigos acompañaron a la familia de Gonzalo Jar en el homenaje organizado por la Irmandade Xurídica Galega, que estuvo precedido del descubrimiento de su busto, en la base de cuyo pedestal se puede leer: "Galicia. Un pobo. Unha lingua. Unha terra".
Entre el centenar de asistentes que se congregaron en la avenida de Compostela y que se sumaron al acto posterior estaban el fiscal general del Estado, Conde Pumpido; el presidente y el fiscal jefe de la Audiencia de Pontevedra, Menéndez Estébanez y Aladro; el magistrado del Tribunal Supremo, Luciano Varela; el delegado del Gobierno de Galicia, Antón Louro; el alcalde Miguel Lores y el portavoz municipal del PP, Telmo Martín; el Jefe Superior de Policía de Galicia, García Mañá y el secretario xeral de Política Lingüística, Anxo Lorenzo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook